Charlotte Perriand, una rebelde en su época

La Fundación Louis Vuitton inaugura “Le
Monde Nouveau de Charlotte Perriand”
 una gran exposición
dedicada a la arquitecta y diseñadora francesa (1903-1999), una mujer libre, pionera de la
modernidad, una de las grandes personalidades del diseño del siglo XX y que
contribuyó a marcar las bases de una nueva forma de vida.

Con motivo del vigésimo aniversario de su desaparición, la fundación rinde homenaje a esta arquitecta y creadora visionaria a través de una exposición que explora los vínculos entre arte, arquitectura y diseño. La firma de mobiliario de diseño Cassina colabora junto a la Fundación Louis Vuitton en esta exposición con reconstrucciones de su trabajo, material de archivo piezas icónicas de todo su trabajo.

Nacida en París en 1903, esta arquitecta francesa a la que no consiguieron eclipsar ni Le Corbusier ni Pierre Jeanneret ni el mundo en que le tocó vivir,  trabajó contracorriente y sentó las bases del diseño y el interiorismo contemporáneo en una época que negaba a las mujeres cualquier papel fuera del ámbito doméstico. Perriand formó parte del movimiento cultural de las vanguardias que, desde las primeras décadas del siglo XX, aportó un profundo cambio en los valores estéticos y creó una sensibilidad realmente moderna. Su visionaria forma de entender el interiorismo como nueva forma de vida forma es su gran legado.

Charlotte Perriand se trasladó a Japón, como consultora de arte industrial, en 1940. De su estancia en Asia (entre 1940 y 1941 en Japón; de 1942 a 1946 en Indochina, y de 1953 a 1955 de vuelta a Japón) provienen importantes piezas como Banquette Méandre, el sillón Fauteuil o  la Lit bambou.

Al comienzo de su carrera profesional fue aclamada por los críticos por su “Bar bajo el techo“, expuesto en el Salon d’Automne en 1927 y construido totalmente en cobre niquelado y aluminio anodizado. En ese mismo año, cuando solo tenía veinticuatro años, comenzó su colaboración, de una década, con Le Corbusier y Pierre Jeanneret, en el famoso estudio de diseño de la rue de Sèvres en París. Fiel reflejo del mundo al que se enfrentaba, es esta anécdota que aparece en todas las biografías que hemos leído.  En 1927, con 24 años, la arquitecta y diseñadora llamaba a la puerta del gran genio de la arquitectura moderna. Le Corbusier le rechazó así:  “lo siento, aquí no bordamos cojines”. Poco después Pierre Jeanneret, el primo del arquitecto, (otro gran talento que también vivió a su sombra), le enseñó el proyecto de interiorismo que Charlotte Perriand había realizado en su propio ático en el Salón de Otoño de París, y Le Corbusier  rectificó y la acogió en el estudio de inmediato.

En Salon d’Automne (1929), hace justo ahora 90 años se exhibieron los icónicos muebles con tubos de metal de Le Corbusier, Jeanneret y Perriand, que sigue editando Cassina. En aquel momento fueron muy polémicos, su carácter minimalista contrapuesto a los estilos del momento desconcertaron al público. En la imagen superior un fotomontaje de la época y debajo, equipamento interior para una vivienda, presentado por el trío de arquitectos en este salón.

La revolucionaria carrera de  Charlotte Perriand se desarrolla así en una época nada favorable para la mujer ni para las ideas políticas con una conciencia social, una ideología muy presente en su vida y en su obra. Su presencia en el estudio de Le Corbusier se refleja en todo el mobiliario diseñado con él y con Pierre Jeanneret y muy pronto se convierte en pilar fundamental del proyecto de reforma promovido por el arquitecto, añadiendo un toque cálido al frío racionalismo del arquitecto. Sus muebles, frente a las tendencias barrocas que le preceden,  aportan un diseño sobrio, formal y en los que ergonomía y funcionalidad van a la par con la estética.

En sus creaciones, aporta nuevos valores estéticos. Concretamente talento e intuición brillan a la hora de descubrir y utilizar nuevos materiales. Sus diez años de colaboración con Le Corbusier y Pierre Jeanneret y su experiencia en oriente son momentos de intensidad creativa en la vida de Perriand, que formó la Union des Artistes Modernes, movimiento con el que pretendía explorar nuevos materiales y técnicas y revisar las artes decorativas tradicionales.

Una de las grandes protagonistas de la exposición es  la famosa chaise-longue LC4 un diseño de los tres arquitectos, todo un clásico y un icono de la depuración de líneas y la ergonomía. Debajo otros diseños del estudio.

De aquellas etapas en Asia (entre 1940 y 1941 en Japón; de 1942 a 1946 en Indochina, y de 1953 a 1955 de nuevo en Japón) surgieron piezas como el Banquette Méandre, el sillón Fauteuil en bambou o la cama de día Lit bambou et bois avec appui-tête que descubren su talento artístico a través de la reinterpretación de lo cotidiano y reflejan igualmente tradición y modernidad.  Mención especial para todo este maravilloso y actualísimo mobiliario producido con técnicas de elaboración del bambú tradicionales, que realzan las formas ya experimentadas utilizando tubos de acero.

Bureau Boomerang para Jean  Richard  Bloch  de 1938. Charlotte Perriand diseñó  esta forma de boomerang para que Bloch, director del periódico Ce Soir, pudiera sentarse en el centro y sus empleados le escucharan desde la parte convexa del escritorio. La forma, apoyada sobre tres patas, permitía sentarse a lo largo del escritorio, con toda comodidad hasta 11 personas. Incluía además como se puede apreciar en el dibujo, un compartimento para el teléfono, lápices, un archivador volado, y la librería Rangement mural que también han sido reconstruida para la exposición.
Mesa de centro en mármol diseñada en  Tokio para Etienne Sicard. 1941.
La exposición Le monde nouveau de Charlotte Perriand recupera parte de La Proposition d’une Synthèse des Arts, la instalación de Perriand que formó parte de una exposición en Tokio en 1955.
Una de las piezas que triunfaron y  causaron una gran sensación en Tokio durante Proposition d’une Synthèse des Arts fue esta Double chaise-longue que Cassina ha reproducido de nuevo.

Su legado lo siguen conservando sus herederos, especialmente su hija, Pernette Perriand, sun única asistente durante 20 años, y su marido Jacques Barsac, autor de varios libros sobre la creadora.  Cassina, única compañía autorizada para fabricar el mobiliario de la diseñadora, mediante una cuidada y rigurosa reconstrucción filológica con Pernette Perriand Barsac, ha producido los interiores de Salon d’Automne (1929), hace justo ahora 90 años, introduciendo reediciones y modelos de estudio que se adaptan fielmente al revolucionario proyecto. También se han reproducido algunas piezas de muebles de Maison du Jeune Homme (1935), de Proposition d’un Synthèse d’Art (1955) y una selección de piezas diseñadas durante su etapa en Asia.

El futurista Refuge Tonneau (1938), una auténtica obra maestra de la arquitectura móvil, fue diseñada por Charlotte Rampling y Pierre Jeanneret como casa de montaña. Es otra de las grandes piezas que ha viajado a Paris exposición cedido por Cassina  y otro de sus grandes focos de interés. Pude visitarlo en Milán en la Fondazione Feltrinelli en 2017, en la celebración del  90 aniversario de Cassina y recorrerlo y ver cómo lo organizó la arquitecta, es toda una experiencia.

Refuge Tonneau,Inspirado por un tiovivo que Perriand fotografió en Croacia, la ligera estructura del refugio estaba pensada para ser creada con materiales industriales. Su aspecto de nave espacial y las aberturas de ojo de buey recuerdan  el mundo aeronáutico. Fue producido por primera vez por Cassina en 2012 en colaboración con Pernette Perriand, su hija y estrecha colaboradora durante 20 años, y su marido, el arquitecto y crítico de diseño Jacques Barsac, basándose en los bocetos y las notas originales.  Y fue presentado por Cassina en Milán. Ahora, durante la exposición se puede explorar en su totalidad, incluso subir a su altillo donde está la pequeña habitación. Al entrar en Refuge Tonneau  se percibe de inmediato el genio dee Charlotte Perriand para la organización y la micro-arquitectura. Por experiencia os digo que es una oportunidad fantástica. 

Además en “Le monde nouveau de Charlotte Perriand” también se podrán contemplar las piezas que Cassina reedita en su colección I Maestri Collection, que todos conocemos y admiramos,  y las de la colección Charlotte Perriand Collection que en 2014 lanzó Cassina en colaboración con su hija Pernette, que aparecen en la imagen superior.

 “Le monde nouveau de Charlotte Perriand” es, además de una ocasión maravillosa para descubrir un periodo histórico innovador, disfrutar de estas visionarias obras maestras del  interiorismo y el diseño y ahondar en la obra de Charlotte Perriand y su relación con las artes del siglo 20 y la evolución del orden político y social. Súper recomendable si vais a viajar a París durante los próximos meses.

La exposición se podrá visitar en la Fundación Louis Vuitton en hasta el 24 de febrero de 2020.

Mas info:

Fondation Louis Vuitton:  https://www.fondationlouisvuitton.fr

Cassina: https://www.cassina.com/

Zeen is a next generation WordPress theme. It’s powerful, beautifully designed and comes with everything you need to engage your visitors and increase conversions.

Suscríbete
a nuestra newsletter