Arte y espectáculo en la nueva boutique de Louis Vuitton de New Bond Street en Londres

Tras 14 meses de trabajo, el edificio de New Bond Street ha vuelto a abrir sus puertas mostrando una metamorfosis completa. Su fachada exterior iluminada y su interior totalmente renovado llevan la firma del arquitecto neoyorquino Peter Marino que lleva una larga trayectoria colaborando con la firma Louis Vuitton.

El trabajo para la boutique de Londres surgió tras una conversación con Marino en Nueva York. La escala era una prioridad, según el arquitecto. “Hemos constatado que la gente reacciona a volúmenes impresionantes y quiere pasar largos periodos de tiempo en un local de estas características locales,” dice. “Así que los proyectamos”.  Hay tres espacios de doble volumen en la New Bond Street Maison, de aproximadamente 8 m2 cada uno, y un volumen triple sobre el área de la escalera de casi 12 m2. “Estos volúmenes sólo se consiguen cuando se trabaja con una firma que tiene tanta confianza en el diseño, que puede sacrificar los metros cuadrados de su propia tienda para crear una sensación de sorpresa y lujo a sus visitantes”, explica Marino.

La Maison Louis Vuitton deja claro aquí su apuesta por la tienda galería espectáculo que ofrece nuevas experiencias estéticas y sensoriales. Lo que se ha venido a llamar The Spectacle Store o la actualización del comercio de lujo “El concepto de la tienda minorista cambia muy rápido afirma el arquitecto y esta tienda es el mejor ejemplo. Ha habido una verdadera evolución hacia algo más ligero, más claro y, me atrevería a decir, más feliz. La selección de arte está pensada para provocar esa misma sensación”.

Así el espectáculo en esta nueva boutique comienza ya en el exterior donde una gigantesca explosión de iconos de monogramas de Louis Vuitton se apodera de la fachada de la boutique de más de 5000 m2.

“Apenas podía tocar la fachada histórica, por lo que rediseñé por completo el interior” ha explicado Peter Marino. Así, el edificio, que une dos en uno, contiene importantes obras de arte en espacios arquitectónicos de grandes dimensiones y una decoración marcada por muebles y sillas hechos a medida y diseñados por Marino quien también se ha encargado de la gestión de conservación de importantes piezas vintage de los diseñadores Enzo Mari y Pierre Paulin.

Cruzando el umbral, superando un suelo en damero de piedra Croix Huyart y mármol Pierre Bleue Hainaut la galería modular dan la bienvenida al visitantes. Enseguida,  una imponente escalera circular en forma de doble hélice, hecha de roble encalado y trabajada como una escultura, con su centro intencionadamente descentrado.

En el interior, nos esperan como en una gigantesca galería de 43 obras de arte, algunas encargadas específicamente para este local, de 25 artistas. Entre ellos, Sarah Crowner, Jim Lambie, Josh Sperling, Farhad Moshiri y Matt Gagnon. Otros volúmenes de doble altura revestidos de azulejos de color arena, incluyen las instalaciones de James Turrell, Andreas Gursky, Alex Katz, Tracey Emin, quien diseñó una escultura de color neón en el corazón de la tienda. Además destacan e video de Drake Hotline Bling y las piezas de Donald Moffett y Josh Sperling  junto a la gran escalera.

En el atrio principal, bajo cuatro sillas Cocoon de los Hermanos Campana,  en distintas colores, se encuentra el espacio dedicado a una selección permanente de la famosa colección de artículos de viaje y decoración: Objets Nomades, lanzada en 2012 por Louis Vuitton en colaboración con diseñadores de fama internacional. (Podéis ver la presentación de los nuevos productos de este año en Milán  pinchando aquí). Las piezas proyectan toques de color en las paredes de piedra clara. Los totems esféricos de la artista británica Annie Morris transportados desde la tienda Place Vendôme, están colocados contra una pared de cristal para que se puedan ver desde del balcón de la última tercera.

Tres altas pilas de discos de LED, hormigón teñido, roble, acrílico y latón del arquitecto y diseñador Matt Gagnon de Los Ángeles, recorren el hueco central de la escalera, que conduce hasta la obra del diseñador y director artístico de la firma, Virgil Abloh.  Su performance destaca en el centro de la puesta en escena.

Para el arquitecto Marino, “se trata de algo más que del propio arte”. “Intento replicar la experiencia de la galería, el clásico cubo de paredes blancas. creo que el máximo lujo es el espacio y la luz”, añade. Para esta esta planta baja diseñó un colorista espacio dedicado al hombre organizado por Virgil Abloh, (podéis ver su última colección para Ikea aquí )

Las puertas de los probadores son piezas reutilizadas del gran diseñador italiano Gaetano Pesce, que datan de 1990. El estampado de la pieza Düsselstrand de Andreas Gurksy de 1996 destaca sobre una pared de color piedra; la mesa Wom del la firma londinense Martino Gamper con cálidas incrustraciones de madera roja y cedro, lleva al departamento de calzado masculino. Allí la silla Ethno-Eames en bronce fundido, una edición limitada de Paolo Giordano, en homenaje a Charles & Ray Eames, se distingue sobre una alfombra de tonos ocres..

La planta superior acoge la sensual ropa femenina y bolsos de Nicolas Ghesquière. New Bond Street es la única Maison del mundo, además de la Maison Vendôme, que cuenta con una colección completa de alta joyería, así como con una selección de demi-couture basada en estilos de pasarela que se hacen por encargo.

Al apartamento exclusivo y a las suites privadas para vips en el cuarto piso se llega por una colorista escalera hecha de líneas rosa, amarillo, azul cielo y verde agua  realizada por el artista escocés Jim Lambie o se puede acceder también a través de un ascensor forrado de hojas doradas. Un gran retrato del joven Louis Vuitton realizado por Alex Katz destaca en las paredes de losas cuadradas rodeado de cerámica del estudio de diseño holandés Floris Wubben. A destacar también tres fantásticas sillas Alpha creadas por Pierre Paulin y un buró de la escultora Hélène de Saint Lager, con hojas doradas y lentejuelas en ámbar. En la tercera planta, la instalación lumínica de LED de James Turrell Tall Glass (2009) va desde el púrpura intenso y el amarillo hasta el naranja vivo y el rojo. Debajo, un maniquí con un abrigo de cuero de lentejuelas adornado, un top con estampado print, se sienta sobre un aparador de Charlotte Perriand, de 1958. La Fundación Louis Vuitton  dedica actualmente una importante exposición a esta gran arquitecta  y diseñadora francesa, que permanecerá abierta hasta febrero.  (Podéis verla con todo detalle en esta misma página pinchando aquí )

Más info:  

17-20 New Bond Street, Londres W1S 2RB                      

https://es.louisvuitton.com/esp-es/homepage

Fotos: Cortesía de Louis Vuitton

Zeen is a next generation WordPress theme. It’s powerful, beautifully designed and comes with everything you need to engage your visitors and increase conversions.

Suscríbete
a nuestra newsletter