Moxy East Village

El Hotel Moxy East Village un homenaje al pasado, presente y el futuro urbano de Nueva York

Rockwell Group,  famoso estudio neoyorquino de arquitectura y diseño acaba de presentar los interiores del Moxy East Village. Situado en el sur de Manhattan, frente a la famosa sala de conciertos Webster Hall y muy cerca de la Universidad y Gramercy Park, el Moxy East Village hace un guiño a la historia de Nueva York, cada piso se inspira en una época, y rinde homenaje al trepidante estilo de su vecindario.

El concepto de diseño de Rockwell Group, firma con sede en Nueva York y oficinas en Madrid y Shanghai, que se caracteriza por sus innovadores proyectos, homenajea a la rica pátina urbana de Nueva York,  las diferentes épocas que coexisten en cada barrio o incluso dentro de un mismo edificio. Los interiores de Moxy East Village tienen un look urbano y cuentan con instalaciones de arte hechas a medida por numerosos artistas contemporáneos. Cada una de las trece plantas descubre un momento diferente en la narración del barrio, desde los primeros colonos, hasta el punk y la actualidad, para evocar recuerdos de la ciudad y crear una sensación de sorpresa a sus visitantes.

Detalles de diseño: EL lobby

Refleja el estilo industrial de la zona, una estudiada paleta de materiales a lo largo de la entrada hace que los huéspedes que llegan a Moxy East Village se lleven una impactante primera impresión. Las paredes de acero Corten se extienden desde la fachada hasta el vestíbulo, mientras que el hormigón liso de las escaleras de la entrada se une con el acero ennegrecido y con los detalles de hormigón encofrado en el interior.

Inspirado por el papel del centro de Nueva York como cuna de la escena creativa disidente de los años setenta y ochenta hasta nuestros días, los espacios públicos del hotel, incluido el lobby, el bar de Moxy de 24 horas y un lounge,  tienen un aspecto crudo y arenoso inspirado en la escena artística y musical del barrio. Los mostradores de facturación del artista local Michael Sanzone Studio están hechos de objetos encontrados y recuerdan a antigüedades trabajadas con parches. Un tapiz gráfico grafiteado por el estudio En Viu, con estudio en LIC (Nueva York), en la pared detrás de los mostradores de facturación, se desangra en el suelo creando un momento surrealista para detener a los huéspedes en su camino.

Moxy East Village. Interior de los ascensores. Photo: Michael Kleinber

Al moverse por el hotel, el diseño de Rockwell Group sigue sorprendiendo y deleitando, los ascensores que transportan a los huéspedes desde el nivel inferior hasta el nivel superior de las habitaciones de huéspedes y el techo han sido concebidos como un catalizador para el cambio. Las puertas de acero ennegrecido del ascensor se abren para revelar un interior con cristal infinito y un gráfico personalizado que parece estar compuesto de emojis, mientras que una gran escalera con un divertido parecido a las típicas escaleras de incendios de la ciudad de Nueva York lleva a los huéspedes al restaurante del hotel.

Alphabet Bar & Café (Level C1)

Inspirado en la escena musical punk del East Village de los años 70 y 80, Rockwell Group le dio a la barra del vestíbulo una sensación de rebeldía. Una serie de cortinas de terciopelo azul se despegan teatralmente para revelar la pátina de las paredes de hormigón y espejos vintage pintados por Apex con letras musicales. La matriz de la barra está hecha de tubos de órgano recuperados con la parte superior de la barra de acero ennegrecida, mientras que una barra trasera de vidrio nervado y colgantes industriales envueltos en malla de alambre llevan a los huéspedes atrás en el tiempo. Un puente con forma de escalera de incendios conduce a la sala de estar, que ofrece vistas a otros espacios de servicios.

Moxy East Village. Alphabet Bar Lounge (night). Photo: Michael Kleinberg
Moxy East Village. Alphabet Bar Lounge (detalle). Photo: Michael Kleinberg
Moxy East Village. Alphabet Bar Lounge (detalle). Photo: Michael Kleinberg

El salón del hotel cuenta con un grupo de asientos comunitarios, columpios, una pista de skee-ball y una alfombra que se asemeja a los restos de una instalación de arte callejero. Pops de neón y pasteles dan paso a una zona de agarre más mooder y ecléctica, evocando una transición en el tiempo. El café es la personificación de esta transformación: Combinando y collageando artesanías de madera antiguas y modernas.

Little Sister Bar & Lounge (Nivel C2)

Descendiendo hacia el salón del subsuelo, la escalera presenta un mural abstracto pintado con aerosol por el artista Apex, de San Francisco, y conduce a un espacio que hace referencia a la profunda historia de Nueva York, que se remonta a su apogeo agrícola. El espacio tenebroso pero íntimo es abrazado por un techo de bóveda de cañón revestido de madera, mientras que las tiras de LEDs enfatizan los nichos y el área del bar, cambiando de color para acomodar el ambiente y los eventos. En el bar, las lámparas vintage y las largas banquetas en tonos brillantes añaden calidez, mientras que las paredes pastorales y de ensueño dan más pistas sobre el bucólico pasado de Nueva York. Otros toques luxury incluyen una barra de piedra con un troquel de cobre y una barra trasera con espejo, y los asientos de terciopelo rojo con acentos de cuero en relieve en el área VIP.

Moxy East Village. Little Sister Bar. Photo: Michael Kleinberg
Moxy East Village. Little Sister Bar. Photo: Michael Kleinberg

Restaurante Cathédrale (Nivel C1)

El espacio crudo e industrial del restaurante es el escenario de fiestas escandalosamente decadentes en el interior de un enfilado subterráneo. Rockwell Group ha concebido un ambiente inspirado en el Fillmore East, la legendaria sala de conciertos del Lower East Side de Bill Graham, en la que se presentaron los Doors, Janis Joplin, Elton John y otros músicos de rock influyentes desde finales de la década de 1960 hasta su cierre en 1971. El concepto de diseño rinde homenaje al edificio Fillmore East, que representa gran parte de la energía y el carácter del East Village.

Moxy East Village. Restaurante Cathédrale. Photo: Michael Kleinberg

Los huéspedes descienden al restaurante a través de una larga escalera metálica que parece una escalera de incendios entre dos edificios de East Village, con una pared de ladrillo y oro en un lado y una pared de hormigón en el otro. La escalera descubre sorpresas llamativas y un rápido vistazo al restaurante. La iluminación de la carpa anuncia la entrada al bar del restaurante, que equilibra los detalles de lujo con hormigón en bruto y capas de pátina, dando a los huéspedes la sensación de que están retrocediendo en el tiempo y se están convirtiendo en parte de la historia de Nueva York. Un bar largo y escalonado da vueltas para que los huéspedes puedan verse entre sí y empaparse de la atmósfera en lugar de mirar hacia una barra trasera, mientras que una cubierta superior tiene una pantalla de luz y carteles de LEDs de los famosos lugares del East Village.

El comedor principal del restaurante es un espacio de triple altura con paredes de yeso en capas y cuenta con importantes piezas de arte. Rockwell Group invitó al artista italiano Edoardo Tresoldi a colaborar en el concepto de una instalación para el comedor principal del restaurante. Tresoldi creó Fillmore – una escultura de techo de malla metálica flotante que crea un diálogo con la arquitectura del restaurante. Un patio de comedor al aire libre se siente como un patio escondido con un techo retráctil y un sistema de marco de cobre adornado con macetas en la pared trasera que le da al espacio una sensación de interior-exterior.

Moxy East Village. Comedor privado. Photo: Michael Kleinberg

Los carteles de conciertos de Fillmore East se alinean con las paredes y el techo del comedor privado para lograr una sensación de inmersión en el rock’n roll. Los pasillos que conducen al guardarropa y a los baños continúan el diseño vanguardista del restaurante con tuberías de cobre expuestas e instalaciones interactivas de neón.

The Rooms

Moxy East Village. Photo: Michael Kleinberg

Las habitaciones tienen un aspecto ecléctico, improvisado, con énfasis en la materialidad. Los restos y fragmentos de material, como trozos de vidrio con grafitos, tela de gallinero o mallas con cinturones de seguridad y tapicería de lona, ayudan a crear un ambiente confortable para el viajero moderno de hoy en día. Una pared de clavijas sostiene los candelabros, los estantes y los espejos. Una cama con dosel abierta y enmarcada con un cerramiento con perfiles metálicos y celosía de malla y un televisor integrado, crea una habitación dentro de otra habitación. Las vistas, divinas, los típicos edificios de ladrillo neoyorkinos. Un hotel perfecto para compartir con amigos y disfrutar a tope Nueva York. Apuntado queda para un próximo viaje.

Moxy East Village. Photo: Michael Kleinberg
Moxy East Village. Photo: Michael Kleinberg

Así es este espectacular proyecto de Rockwell Group, firma que fusiona arquitectura, teatro, artesanía y tecnología para hacer de cada espacio un lugar único, como ha hecho en el recién inaugurado Nobu Hotel en Barcelona y esperemos que ocurra en Madrid, donde con El jardín de las Delicias, la icónica obra de El Bosco como inspiración, realizan las obras  del exclusivo hotel W, un lujoso establecimiento de cinco estrellas, el primero de esta firma en la ciudad, que abrirá sus puertas en la céntrica plaza de Canalejas en 2021.

Más info: Rockwell Group  www.rockwellgroup.com

Moxy East Village Hotel http://moxy-hotels.marriott.com/nyc/east-village/