Bienvenir, un nuevo hotel lleno de diseño, geometría y color en la Gran Vía de Madrid

El hotel Bienvenir, que originalmente fue una pensión, ocupa un precioso edificio de los años 20 de estilo Art Deco. Wanna lo ha transformado por completo a través de un fluido diálogo entre diseño y color.

Se trata del último proyecto integral de estrategia de marca, naming, interiorismo, grafismo y señalética de Wanna, estudio creativo y multidisciplinar, fundado en 2006 por Cathy Figueiredo y Esther Mengual. Una antigua casa de viviendas de alquiler en 1929 y posteriormente, pensión que reabre sus puertas convertida en Bienvenir, un hotel de cuatro estrellas superior, en la Gran Vía de Madrid.

Entrada al hotel Benvenir en la Gan Vía de Madrid
Dibujo de los arquitectos de BIenvenir en 1928
Así dibujaron el edificio los arquitectos en 1928

El 23 de abril de 1928, Alejandro Santamaría solicitaba al alcalde de Madrid una licencia para “construir una casa de alquiler en el solar número 3 de la calle Eduardo Dato, en vuelta a la calle de Flor Alta” Dos años después, los arquitectos Vicente García Cabrera y Jesús Carrasco Muñoz, daban por finalizada la obra. Al edificio decó comenzaban a llegar sus primeros habitantes. Con el tiempo, la calle Eduardo Dato, que iba desde la Plaza de Callao a la Plaza de España, pasó a formar parte de la avenida más famosa de Madrid: la Gran Vía. Al edificio, en principio de viviendas de alquiler, seguía llegando gente. Ahora, huéspedes, porque la explosión del turismo se había transformado en pensión.

Los materiales se inspiran en los orignales, mármol, detalles de latón y el color azul de las vidrieras originales
Vista del pasillo túnel que conduce al lobby del hotel Bienvenir en Madrid y de la señalética

Para la señalética funcional se ha escogido el latón, que refuerza la herencia clásica del inmueble, y se ha optado por el lenguaje universal de las figuras geométricas (círculos, rectángulos, cuadrados), para garantizar la comprensión universal. Estas figuras geométricas actúan como hilo conductor del interiorismo, ya que pueden verse en mobiliario, materiales, accesorios de decoración y luminarias.

En 2019 un grupo inversor extranjero compró el inmueble y Wanna asumió el reto de transformarlo en un hotel de 45 habitaciones y de crear su identidad de marca. Así surge Bienvenir, un hotel de diseño con una doble misión, tal y como se cuenta el naming. Por un lado, recibir a los recién llegados con los brazos abiertos. Por otro, inspirarles a practicar “el arte de llegar bien“. Con atención, curiosidad y calma, como en otros tiempos.

El lobby del hotel Bienvenir en Madrid
rosa, naranja y azul, los colores protagonizan el hotel Bienvenir de Madrid
Rectas, curvas y contrastes de colores en el Bienvenir Hotel de Madrid

Esa mirada nostálgica pero que no pierde de vista la modernidad forma parte de la esencia e historia del edificio. Y también se plasma en el universo visual desarrollado por Wanna y en la reforma integral que han llevado a cabo. Prueba de ello es que ciertos elementos originales de 1929, protegidos por la normativa local, se han restaurado, incorporado y puesto en valor en la nueva propuesta de interiorismo. Sin duda, una fusión sabia, entre el art decó, y los coloristas espacios o ambientes minimalistas, y refrescante cóctel entre el ayer y el hoy.

Sala común en el hotel Bienvenir de Madrid
Sofás de Sancal y mesas bajas Plec de RS Barcelona

En los interiores reinan las geometrías puras y una paleta cromática muy actual, en rosas, naranjas y azules y contrastada mediante la técnica del blocking. Una tendencia muy actual en interiorismo. Consiste en enfrentar colores cálidos y frios, brillantes y suaves. Algo que, sin duda, evoca el origen valenciano y mediterráneo de las integrantes de Wanna. En cuanto a los materiales, se han potenciado los originales: mármoles en blanco y negro; suelos en espiga, molduras; vidrieras coloristas y detalles en latón. Todos ellos conjugados con otros contemporáneos, como el metal, la cerámica de Porcelanosa y azulejos de refrescantes rosa y mango de Complemento, o nuevas molduras de Orac Decor.

Un aspecto de la sala común del hotel Bienvenir de Madrid en tonos rojos y naranjas
Rectas y curvas en la sala común del hotel Bienvenir de Madrid

Siguiendo con el equilibrio entre el antes y el ahora, el universo visual del hotel Bienvenir se completa con ilustraciones antiguas de trazos finos y una paleta cromática que, en parte, bebe de los colores de elementos protegidos del edificio.  Así, el azul de las vidrieras y de las luminarias originales salta a las zonas comunes y de paso, como baños y pasillos y genera un efecto túnel de color que mejora la orientación de los viajeros por el hotel. Para los dormitorios y zonas de ocio (lobby, sala de desayunos) se ha optado por el rosa y el mango.

Las vistas a la Gran Via son uno de los grandes atractivos de la sala común del hotel Bienvenir de Madrid
La lámpara Alphabet de Artemide preside este rincón de la sala de desayunos

Tras atravesar el precioso portal con molduras y detalles decó y una lámpara Alphabet de Artemide, que encierra un globo decó y la zona de lobby, en la que distintos carteles con tipografía dorada hablan de Madrid y el origen del edificio, se sube a la primera planta, uno de los puntos fuertes del Bienvenir.

Esta primera planta acoge la salá común que cuenta con unas vistas increíbles a la Gran Vía. Wanna lo ha organizado para formar un espacio multifuncional y flexible en tres alturas. Y lo hace a través de unas estructuras semicirculares, tipo palco, que potencian la intimidad y permiten ver sin ser visto. Para crear diferentes atmósferas, el estudio ha conjugado mobiliario bajo y alto de firmas como Ondarreta, Sancal y RS Barcelona, con otro de formas geométricas que da continuidad a la señalética funcional. Las molduras enmarcan las luminarias de diseño propio. Y el storytelling de la marca se materializa gracias al grafismo en los espacios. El resultado: un espacio colorista, brillante y sorprendente. Una sala perfecta para desayunar, trabajar o desconectar, a solas o en grupo.

Zona de desayunos en el hotel Bienvenir de Madrid
Las mesas redondas y cuadradas diseño de Wanna, se acompañan de sillas Hari de Ondarreta, al fondo, la barra de cocina realizada con Silestone de Cosentino
Las sillas son varios modelos de Ondarreta
Sillas Hari con y sin brazos de Ondarreta, la mesa redonda diseño de Wanna

En  las plantas superiores, tras atravesar los pasillos azules, están las habitaciones. Para los dormitorios, Wanna ha diseñado una pieza de mobiliario compacta, pero visualmente muy ligera que integra la zona de descanso y trabajo en una única estructura para optimizar el espacio. El módulo se sintoniza con colores suaves para aportar relax. Las mesillas de noche, el armario y el escritorio son diseño de Wanna. La silla, la Magnum, la firma José Manuel Ferrero de EstudiHac para Sancal. El resultado son unas habitaciones confortables y alegres.  Algunas tipo suite, disponen de terrazas donde asomarse a la Gran Via Madrileña.

En el marco que encuadra la entrada a la habitación destaca una Dipping Light de Jordi Canuda que edita Marset. La moqueta azul a juego es Stratos de Desso de Tarkett
Mesilla de noche y aplique diseño de Wanna, el suelo es de Porcelanosa. Los mecanismos son de Jung

Para los cuartos de baño del hotel Bienvenir, el estudio ha optado por un diseño depurado, con un mueble de creado a medida, colores neutros, como el blanco y el negro, y un toque de azul que aporta energía al conjunto.

La iluminación se ha cuidado al detalle. La realización es de Tao Lighting y cuenta con varias luminarias Alphabet , un diseño del estudio de arquitectura BIG de Bjarke Ingels para Artemide, apliques Circ de Estiluz junto a otros diseñados a medida por Wanna. En los pasillos destaca la Dipping Light de Jordi Canudas para Marset.

Aplique Circ de Estiluz en el hotel Bienvenir de Madrid
Aplique Circ de Estiluz

En definitiva un espacio tan cuidado como acogedor. Y es que el hotel Bienvenir, explica Esther Mengual una de las diseñadoras del estudio Wanna, hace referencia a su objetivo: “lograr que cualquier persona se sienta bien recibida desde que pisa el lobby del edificio y durante toda su estancia”. Además con este nombre el estudio Wanna  quiere invitar a los huéspedes del hotel a viajar a la antigua. “Porque Bienvenir no es solo recibir con los brazos abiertos. Bienvenir también es el arte de llegar a un nuevo lugar con respeto, sin prisa… los destinos no desaparecen cuando los abandonamos ” comenta la diseñadora Esther Mengual mientras recorremos las plantas del edificio, aún envueltas en plástico, inmaculadas, sin las huellas de esos futuros viajeros.

Detalles de materiales cerámica de Porcelanosa
Encuentro de materiales, baldosas cerámicas de Porcelanosa y azulejos rosa de Complemento
Una frase de Wanna despide a los huéspedes y los invita a volver...

Al salir, en el portal, leemos la frase que Wanna ha dejado escrita. “Y cuando te marches, no te despidas. Si tu viaje ha sido más que un ir y venir, siempre tendrás un lugar al que volver.” Volveremos.

Desde una de las plantas de habitaciones del hotel Benvenir,  vista de la Gran Via de Madrid

Fotografía: Caulin Photos

Más info:

Wanna

Hotel Bienvenir: Gran Vía, 56. 28004 – Madrid
Superficie de actuación 2.467 m2 Realización 2019 – 2021
Próxima apertura.