Cristina Celestino reimagina el interior del hotel Palazzo Avino, en la costa de Amalfi

El idilio entre el  hotel Palazzo Avino y la diseñadora y arquitecta Cristina Celestino continúa, al año de apertura  de  The Pink Closet, la boutique inspirada en el palazzo. Y se consolida con este proyecto que rediseña el interior de uno de los hoteles más impresionantes de la Costa Amalfitana

La Capsule Collection sigue el  mismo concepto que marcó el diseño de The Pink Closet, la boutique en los tonos rosa empolvados,  inspirada en el color simbólico del histórico Palazzo Avino. Entre incrustaciones de mármol, conchas marinas de cerámica y detalles exquisitos, el proyecto de Cristina Celestino establece un fluído diálogo entre los interiores y el paisaje. Y de nuevo apuesta por el concepto de “Wunderkammer” (gabinete de curiosidades) que ya triunfó en la boutique.

Vista de la fachada de históricol hotel Palazzo Avino, que se eleva sobre la Costa Amalfitana

El espectacular hotel de Ravello Palazzo Avino, un cinco estrellas familiar, que cuenta con una estrella Michelín está considerado como uno de los mejores hoteles del mundo. Situado en las colinas que dominan la costa de Amalfi, emerge entre los empinados callejones empedrados. Su silueta, parece un espejismo rosa entre terrazas de olivos y cítricos. A 350 m sobre el mar es un destino, díficil de alcanzar, que resulta extraordinario, gracias a la impresionante vista del mar y del horizonte, que surge través de las ventanas de lanceta de las fachadas del Palacio. Su concepto se inspira en las maravillas de los jardines italianos de Ravello y en la odisea de las leyendas olvidadas del Mar Tirreno.

Una de las habitaciones y suites que ha rediseñado la arquitecta y diseñadora Cristina Celestino

Vestidas en suaves tonos pasteles, colores que recuerdan el mar y detalles exquisitos, las habitaciones juegan con la idea de los wunderkammers. Así estimulan los sentidos, para disfrutar y descubren una atmósfera hecha de materiales, texturas y colores. Las claves de del proyecto de Cristina Celestino son: el mobiliario personalizado y el uso del color, la textura y las superficies. Todo, en el límite entre la tierra y el mar, el clasicismo y el orientalismo, entre el interiores y el exterior.

El protagonista, ya que se trata de un hotel, es la cama. Está situada contra una pared ligeramente cóncava que la encierra como una concha. Cuenta con un un cabecero textil que forma suaves curvas, con una disposición en voladizo. Está iluminada por lámparas personalizadas de Esperia que parecen perlas preciosas sobre conchas de latón.

Detalle de una de las nuevas habitaciones del palazzo Avino que ha remodelado Cristina Celestino
El azul del mar, una de los tonos que ha inspirado el diseño de Cristina Celestino, todos los muebles están personalizados para el hotel Palazzo Avino

El mobiliario es de madera, en todas sus clases. Desde el nogal de canaletto hasta el brezo de color. Todos están hechos a medida, en un diálogo natural con las antigüedades del hotel. Las tapas son de cerámica esmaltada a mano con efecto craquelé en tonos de marfil. Algunos han sido tratados con una pintura especial para lograr un efecto nacarado, y crear preciosas superficies iridiscentes. Gran parte están editados por Billiani, firma de la Cristina Celestino es directora creativa .

Otra de las suites del histórico hotel Palazzo Avino, considerado como uno de los mejores del mundo, remodelado por Cristina Celestino

El lujo suntuoso nunca es ostentoso, cuando está creado para hacer los espacios acogedores, explica  el proyecto de Celestino. El ónix arco iris utilizado para los revestimientos de los baños de las suites deja espacio a las líneas geométricas de la terracota blanca, rosa y abigarrada del Giardino all’Italiana, un material natural, táctil, mediterráneo por excelencia.

Detalle de las piezas de marmol, la mesa y una de las alfombra que edita la firma CC-tapis

Todo los tejidos, de Dedar, han sido cuidadosamente seleccionados: los diseños y gráficos de las cortinas coexisten con los colores sólidos de las fibras naturales y preciosas. Las alfombras – diseñadas a medida y anudadas a mano,  que edita CC-tapis, presentan geometrías monocromáticas y motivos florales de gran tamaño. La paleta de colores comienza con el blanco absoluto, el tono dominante de los interiores del Palacio Avino, y luego va pasando a aguamarina, coral y arena.

Vista de uno de los nuevos interiores del histórico hotel Palazzo Avino rediseñado por Cristina Celestino

En medio de suaves alcobas, colores marinos y detalles preciosos, las habitaciones se transforman así en pequeños para disfrutar con los ojos y descubrir con las manos. Y todo ello gracias a las propiedades táctiles, la escogida textura de cada uno de los materiales utilizados. No hay duda: es el hedonismo en estado puro.

Photos: Davide Lovatti

Más info: Cristina Celestino   y  @cristinacelestino

Palazzo Avino

Via S. Giovanni del Toro, 28, 84010-Ravello SA @palazzoavino