El Equipo Creativo reforma el famoso club musical Crazy Pianos de La Haya

Los arquitectos Oliver Franz Schmidt, Natali Cañas del Pozo y Lucas Echeveste Lacy componen El Equipo Creativo, especializado en el diseño de interiores de locales gastronómicos, comerciales y hoteles como el madrileño Axel. Desde 2010, trabajan para reconocidos chefs como Ferrán y Albert Adrià, y sus diseños incluyen cuatro restaurantes con estrellas Michelin. Sus proyectos, reconocidos en más de 40 premios internacionales de diseño, entre otros a este mismo local.

La reforma del club de música Crazy Pianos supuso todo un reto: el comienzo de una nueva etapa en su historia. Necesitaba un nuevo diseño para  abrirlo a  a un público más exigente y de más edad, sin perder su esencia original. La propuesta de El Equipo Creativo: crear un lugar loco, diferente y sexy con un diseño interior lleno de detalles, referencias cinematográficas, guiños y hasta algunas pequeñas locuras.

Hemos querido crear una atmósfera que invitase a dejarse llevar y a perder la cabeza. No es un diseño para mirar, sino para vivir y experimentar.

El Equipo Creativo

Los patrones de aspecto orgánico de las paredes y alfombras, junto con las plataformas curvadas, crean un espacio fluido con sensación de jardín romántico

Los diseñadores plantean la propuesta estética como si fuera el escenario de una película, que bien podría ser de David Linch, con su universo surrealista y onírico. “Concebimos el espacio como una secuencia cinematográfica de una película surrealista que se va descubriendo gradualmente según te adentras en el loca”. El espacio se ha organizado en áreas diferenciadas que rodean al gran eje de la sala: los pianos en un pequeño escenario. Cada área está diseñada como una nueva escenografía dentro de esta película, empezando por el “Ticket Carrousel“, la “Art Gallery” y las “Vip Cages“. Más íntimo o social, más cómodo o activo, todo está diseñado para que cada persona pueda encontrar su espacio ideal a tono con su estado de ánimo y pueda ver el piano rojo desde el lugar que esté ubicado.

Los arquitectos han tratado los bares como dos polos de energía diferentes que equilibran los pianos. Con una personalidad convincente y diferenciada, su idea ha sido:  “crear un diseño que sorprenda mientras invita a la interacción”. De esta forma el “Catwalk Bar” diseñado con escaleras en los extremos, se convierte literalmente en un escenario elevado, donde el personal y los clientes son improvisados gogos. En el lado opuesto, el “Blow Bar“, un pequeño e íntimo bar circular, con su aspecto sexy y su ambiente festivo, invita a acercarse, beber y charlar. Los coloridos muebles y objetos simbólicos con un toque onírico invitan a jugar y dejarse llevar.

Los lavabos bien podrían formar parte de las películas Corazonada de Francis Ford Coppola o Fiebre de Sábado Noche, en donde el pop se sublima con luces de neón y alcanza su máximo apogeo en la frontera de los `70 con los `80. Toda una experiencia de memoria vital.

Photos: Adrià Goula/V2COM

Más Info:

Crazy Pianos: : https://crazypianos.com/

El Equipo Creativo: http://elequipocreativo.com/