El Líbano en Paris

El brillante diseñador libanés afincado en Milán presentó en los jardines de la  residencia del embajador el Líbano en París, dos nuevos diseños que tienen como objetivo ayudar a los artesanos de su país de origen. ¡Genial!

Samer Alameen en colaboración con la firma Okjian ha encabezado una iniciativa libanesa que promueve el desarrollo del sector privado, financiada por la Unión Europea y organizada por Expertise France y que sin duda es aplaudible y  estupenda.  Se trata de un interesante programa para ayudar a los artesanos libaneses del norte del Líbano. En colaboración con Minjara y comisariado por Hala Moubarak, diez diseñadores y estudios libaneses desarrollaron una colección para la exposición que se celebró en la Residencia del Embajador libanés en Francia.

Samer Alameen presentó Nostalgia, una colección compuesta por dos piezas: Mina, un homenaje a los tradicionales carros de madera libaneses, que aún se encuentran en las calles del Líbano y Damour, y Paravane un biombo inspirado en las plantaciones de plátanos que marcan el paisaje libanés que lleva hasta las playas de arena blanca.
“El carro de postres rememora nuestros icónicos carritos de madera tradicionales que todavía están en las calles, se llama Kaak, y transporta una deliciosa comida callejera”. Explica el diseñador, afincado en Milán. “Paravan me recuerda los recorridos que solía hacer mi familia cuando íbamos a visitar a mi abuela en Saida. En un momento de la carretera  en el pueblo de Damour Village, mirando por la ventana, yo podía ver los infinitos campos de plataneras, desde el borde de la carreta, alcanzando todo el camino hacia las playas de a la arena blanca y el azul turquesa del mar. Esa vista durará kilómetros y kilómetros y se ha mantenido siempre viva en mi cabeza”. Magnífica iniciativa para nuevos tiempos.