Herbarium Portalupi, un papel pintado inspirado la mítica Casa Atellani de Milán

La Casa degli Atellani en Milán y su restaurador el famoso arquitecto milanés, han inspirado Portalupi Herbarium, una mágica colección de papel pintado presentada en Alcova durante el Salón del Mueble de Milán.

Vivir en la bellleza. Así han definido sus creadores a Portalupi Herbarium, un tributo al espacio situada a la entrada de la Casa Atellani de Milán. Un palacio en el corazón de Milán, situado frente a la Basílica de Santa Maria delle Grazie. Fue residencia de Ludovico el Moro, duque de Milán, en el siglo XV y acogió a Leonardo da Vinci mientras pintaba «La última Cena entre entre 1495 y 1498.

La idea del proyecto surgió hace más de 15 años, cuando Orsola Clerici y Chiara Troglio, fundadoras de Pictalab, comenzaban su carrera como decoradoras. Entre los primeros arquitectos con los que colaboraron estaba Piero Castellini, nieto de Piero Portaluppi y padre de Nicolò Castellini, para ellas, su mentor. Durante los años de colaboración con Piero y luego con Nicolò, tuvieron la oportunidad de visitar varias veces la residencia «Casa Atellani» de Piero. «La primera vez que estuvimos en su casa fue inolvidable, una experenciencia realmente ‘asombrosa», cuenta Orsola.

Esto es algo que entiendo muy bien porque experimenté lo mismo. La visita a la Casa degli Attelani es visita obligada para mí, siempre que voy a Milán. Su increíble jardín y la Viña de Leonardo, con la vista de Santa María de Gracia al fondo, es inolvidable.

UNA BREVE HISTORIA: PORTALUPI Y CASA ATELLANI

Uno de los papeles de Herbarium Porralupi, inspirado en la entrada de Casa Attellani  junto a uno de los muebles artesanos de Casa Tosca
Uno de los papeles de Herbarium junto a uno de los muebles artesanos de Casa Tosca

Para entender el papel pintado Herbarium Portalupi, es interesante conocer algo más sobre esta casa degli Atellani. Los Atellanis eran una familia de diplomáticos y cortesanos. Los numerosos frescos de las paredes y el magnífico jardín atestiguan que fueron el centro de la vida social milanesa durante todo el periodo de los Sforza. Vivieron allí hasta el siglo XVII, después las casas fueron cambiando de una familia a otra. En 1919 la adquirió el ingeniero y senador Ettore Conti. Y a pesar de las objeciones de Gianna Casati, su esposa: «No pretenderá que vivamos en este tugurio» quiso convertirla en su casa.

Acudió a su yerno Piero Portalupi, que derribó el muro que dividía los patios creando una única entrada y convirtió las dos casas en una. Portalupi, hoy gran referente de la arquitectura milanesa, descubrió los frescos y les añadió otros hallazgos que habían permanecido ocultos durante cinco siglos. Tras tres años de trabajo, la nueva Casa degli Atellani se inauguró en 1922, con motivo de las bodas de plata de Ettore Conti y Gianna Casati. Al finalizar la guerra, Portaluppi dirigió la restauración y su transformación, tras los graves bombardeos del 43. Renovó, ampliando y rediseñando los dos palacios neoclásicos. Cuando terminó el proyecto se trasladó a uno de sus apartamentos y vivió allí hasta su muerte, en 1967.

Herbarium Portalupi modelo Ottanio, una de las versiones pop del  papel pintado Herbarium Portalupi
Herbarium modelo Ottanio, una de las versiones pop, los muebles, los produce Casa Tosca la firma de Nicolò Castellini

El desarrollo real del Herbarium Portalupi surgió hace un año tras una tormenta de ideas con Nicolò Castellani, explican desde Pictalab. «Cuando te encuentras con gente creativa con la que sientes una cierta sinergia es algo muy bonito», explica Orsola. «Creo que esto es cierto para ambos, para nosotros, ya que podemos poner nuestra creatividad y nuestro saber hacer al servicio de una idea, y para los diseñadores que necesitan nuestras manos para conseguir lo que tienen en mente».

Otro modelo del papel pintado Herbarium Portalupi inspirado en el arquitecto y la casa degli Attellani que edita Pictolab

El proceso llevó mucho tiempo. Se fotografió la decoración original para estudiar los detalles y la técnica de pintura. Basándose en estas imágenes, Pictalab procedió a pintar las plantas, integrando las partes que faltaban donde se encuentran las puertas o ventanas, por ejemplo, el césped y la cortina superior con sus adornos. A continuación, se digitalizaron las pinturas para obtener archivos que permitieran gestionar de forma independiente los distintos elementos (plantas, césped, toldo, rejilla del invernadero). Finalmente, con el apoyo de Castellani se desarrollaron 8 variantes de color.

Más opciones de disfrutar el papel pintado Herbarium Portalupi que edita Pictolab

El Herbarium Portaluppi, un proyecto nacido del deseo de combinar las bellas artes y las nuevas tecnologías, pretende mostrar el gusto, el estilo y el estilo de la creatividad milanesa, en particular vinculado al concepto de «vivir en la belleza». Un estilo de vida fuera de lo común del que la familia Castellini, es una gran embajadora. ‘Vivir en la Belleza’, explican las editoras en el argumento del proyecto. «No es sólo permanecer en lugares bellos o coleccionar cosas bellas. Es más bien saber reconocer, descubrir, investigar y valorar lo que es bello porque reconocen que la belleza tiene el valor de aportar un poco más de alegría a nuestra vida. Y requiere mucha curiosidad, añaden, vitalidad, atención, capacidad de observación y de escucha. Incluso ironía, y ganas de jugar y sorprender».

El espacio que Pictolab, Casa Tosca y Nicolò Castellani presentaron en Alcova para mostarar la nueva colección de Herbarium Portalupi
El espacio que Pictolab, Casa Tosca y Nicolò Castellani presentaron en Alcova.

En la imagen, el espacio donde se presentó la colección en el distrito de diseño Alcova Milano durante el Salone del Mobile de Milán 2022. La sala, que atraía ya desde lejos, era una pequeña espacio amueblado con las piezas creadas por Nicolò Castellini Baldissera para su firma Casa Tosca. Detrás, las paredes vestidas con uno de los modelos de Herbarium Portaluppi.

El diseñador de interiores Nicolò Castellini Baldissera, bisnieto Portalupi, posa, delante del papel, Herbarium Portalupi en la Casa degli Attellani
El diseñador de interiores Nicolò Castellini Baldissera, bisnieto Portalupi, posa, delante del papel, en la Casa degli Atellani y en la misma sala donde hizo un reportaje el arquitecto, en el año 1957.

EL DISEÑADOR: NICOLÒ CASTELLINI BALDISSERA:

Nómada y enamorado de Tánger. Nicolò Castellini Baldissera nació en Milán, en la Casa degli Atellani. Pertenece a una ilustre dinastía de diseñadores italianos y creció rodeado de arte y arquitectura. Piero Portaluppi, el gran arquitecto italiano, fue su bisabuelo. Su padre, el destacado arquitecto y cofundador de C&C Milano, Piero Castellini Baldissera.

Lógico, por tanto que Nicolò continuara con la tradición del arte, la arquitectura y la decoración. Estudió, historia del Arte en Sotheby’s En Londres y ha vivido entre Italia, Francia, Gran Bretaña, Suiza, Estados Unidos y el norte de África, culturas que han inspirado su obra. Su pasión por el norte de Marruecos, le llevó aventurarse ens proyectos de restauración de viviendas abandonadas en Tánger. Este trabajo lo ha publicado la editorial Vendome Press en un precioso libro «Inside Tangier». Hoy vive entre Londres y Milán y, siempre que puede, se escapa a su querida Tánger.

La línea de mobiliario sostenible Casa Tosca nació de su pasión por mezclar lo antiguo con lo moderno y el aire bohemio del ratán. Los muebles se producen artesanalmente entre Marruecos e Italia y se encuentran en todo el mundo.

Orsola Clerici y Chiara Troglio, fundadoras de Pictalab con los modelos de Herbarium Portalupi
Orsola Clerici y Chiara Troglio, fundadoras de Pictalab.

LAS EDITORAS : PICTALAB MILANO

Pictalab nació hace 15 años de la pasión por la decoración de Orsola Clerici y Chiara Troglio en un pequeño espacio en uuno de esos típicos patios milaneses de la zona del Navigli. Desde entonces Pictalab ha crecido y se ha convertido en un laboratorio de decoración de interiores que cubre desde desde la decoración pictórica en paredes y papel, hasta los acabados especiales en muebles y objetos de interiorismo y cuenta con un equipo de veinte profesionales.

Un precioso trabajo de su diseñador Nicolò Castellani Baldissera y las editoras de Pictalab para homenajear a una de las casas más inspiradoras que he conocido, La Casa degli Atellani, y sin duda alguna, con un gran futuro por delante

Photos: Max Pescio

Más info: PictaLab Milano

Y si queréis conocer más sobre Casa degli Atellani, visitar la viña de Leonardo o incluso alquilar uno de sus apartamentos, pinchad aquí