La eterna belleza: Un ático en Roma con vistas al Coliseo

Es sin duda una de la vistas más bellas y deseadas del mundo: un ático que mira al Coliseo de Roma. Los afortunados, una pareja de artistas. Y el dúo de arquitectos Alvisi Kirimoto autores de la reforma que ha potenciado su encanto romántico con arte, diseño y soluciones contemporáneas.

En la memoria de muchos de nosotros permanece el recuerdo de la terraza del lujoso ático con vistas al Coliseo de la película La Grande Bellezza. Era la casa del periodista Jep Gambardella, su protagonista. Allí se celebraban caóticas fiestas al son de la música de la Carrá. Un decorado tan envidiable como irreal, en realidad se trataba de la terraza del Hotel Palazzo Mamfredi. Pero aquí está la prueba evidente de que sí, ese casa y terraza idílica existe. En el corazón de Roma, en una calle apartada, el estudio Alvisi Kirimoto ha renovado por completo un antiguo piso para diseñar la casa-atelier de una pareja de artistas.

Dice el arquitecto que cuando se tiene la gran fortuna de poseer una casa con vistas al Coliseo, la primera regla debería ser: «no estorbar». Justo lo contrario de lo que se había hecho en este dúplex que ahora ocupa las dos últimas plantas de un edificio situado entre las laderas del Colle Oppio y el Coliseo. El techo era muy bajo, el salón estaba abarrotado de columnas y el centro de la casa ocupado por una gran caja, el cuarto del ascensor, que alojaba su motor.

En el salón del ático en Roma con vistas al Coliseo destacan la colección de asientos de Gaetano Pesce para Meritalia y la mesa de centro de Piet Hein Eeek
Desde el salón se puede ver la colina del Palatino y el Coliseo. El sofá, el banco y el puf son de Gaetano Pesce para Meritalia, la mesa de centro es de Piet Hein Eek y la lámpara de pie es de DCW. El suelo es de wengué, al igual que el revestimiento de la plataforma.

Así, el ático y el penthouse, de 333 m2 con 86 m2 de terrazas, mostraban una circulación laberíntica, limitada por la ausencia de una escalera interna, por continuas diferencias de altura y por espacios fragmentados por una estructura de carga super invasiva. Todo ellos signos de la arquitectura compartimentada típica de los años sesenta.  La petición de la propietaria fue muy clara: Liberar la vista del Coliseo de Roma, actualizar la imagen del ático y mejorar su distribución obsoleta. Eso si, manteniendo el número de habitaciones sin cambios para poder acoger a los numerosos amigos que la visitan regularmente.

El salón del ático se abre a la terraza con vistas al Coliseo de Roma, En la terraza mesa de Victoria Episcopo y sillas de Marteen Baas
En primer término, sofá de Gaetano Pesce para Meritalia y mesa de Piet Hein Eeek y lámpara de pie de DCW. Al fondo, en la terraza, mesa Tavolo Liilum de Victoria Episcopo y las sillas de Maarten Baas, de la Galleria Mia. La silueta del Coliseo de Roma protagoniza el salón del ático.

La renovación ha durado más de dos años. Desde la entrada, en la planta superior, dos puertas acristaladas dan paso a un amplio espacio abierto, liberado ya de los múltiples pilares que lo sostenían. Una importante intervención en la estructura ha permitido la renovar el techo con cerchas de madera pintadas de blanco, que no interfieren en las vistas. Un sistema de ventanas en forma de cinta, acompaña desde la planta inferior, dedicada a dormitorios y estudio, hasta llegar a la alta, más social, que acoge este salón, la cocina y un baño de cortesía. Las diferencias de altura del pavimento se han resuelto con una plataforma de madera de wengué. Así delimita la zona de estar y a la vez funciona como un podio que proyecta la mirada hacia el exterior.

Desde el comedor, con mesa de Hay,  iluminada por lámparas de Louis Pulsen, se disfrutan espectaculares vistas del Monumento a Victor Manuel II, el Altare de la Patria
Desde el comedor, con mesa de Hay, iluminada por lámparas de Louis Pulsen, se disfrutan espectaculares vistas del Monumento a Victor Manuel II, el Altare de la Patria, o Il Vittoriano, entre la Piazza Venezia y la Colina Capitolina

Dos nichos laterales acogen zonas más íntimas, mientras que a un lado de la plataforma, la mesa del comedor, en una posición más apartada, destaca frente al Altare della Patria, el mítico Monumento a Víctor Manuel II. En cuanto a la decoración, los propietarios ya contaban con una interesante colección de muebles de Gaetano Pesce, el gran maestro del diseño italiano contemporáneo. El colorido de este irreverente conjunto de asientos, empezando por el sofá Michetta de Gaetano Pesce que edita Meritalia, equilibra y da el contrapunto a la monumentalidad del contexto histórico. El resto de importantes piezas de diseño holandés e italiano las eligieron junto a los arquitectos en la Home Design Gallery Mia de Roma.

Una terraza con increíbles vistas

Desde el salón del ático vistas de la terraza y el Coliseo de Roma

Las terrazas son la joya de la corona. A sus espectaculares vistas unen su cuidado paisajismo. Se han ajardinado con jazmines, solanum, agapantos y diferentes plantas aromáticas y mediterráneas. El mobiliario, sigue la misma tónica del interior, 100% diseño con mesas y sillas de Carl Hansen & Son o del holandés Marteen Baas. Forman un entramado de espacios llenos de encanto a los que se puede acceder desde una escalera exterior de hierro forjado, que ofrece una espectacular vista de 360° de Roma.

La terraza con suelos de terracota y jardineras de terracota y plantas mediterráneas
Terraza. El jazmín trepa por los muros limítrofes, que hacen juego con el tono de las baldosas de terracota del suelo y las numerosas jardineras que se funden con los colores de los tejados romanos
Vista del Coliseo de Roma desde la terraza del ático. Las sillas son de Carl Hansen & Son
En la terraza del ático, dos clásicas sillas de la firma danesa Carl Hansen & Son situadas para disfrutar de la vista del Coliseo de Roma.
Desde la terraza del ático, preciosa vista del Coliseo de Roma

La Cocina

Desde el salón, vista de la cocina, el techo se ha reforzado con vigas de madera pintadas en blanco que quedan a la vista.
Sofás de Gaetano Pesce que edita Meritalia y la mesa de centro de madera, es la Waste Coffecube, hecha a mano por Piet Hein Eek. Un collage de madera reciclada que se convierte en un diseño refinado con un acabado brillante. Es una pieza única que procede de la Gallería Mia de Roma

Mientras que el salón es un espacio alto y amplio, gracias a las nuevas vigas del techo que lo atraviesan, la cocina es relativamente modesta, un espacio ideal para el café de la mañana bajo una clásica lámpara de Louis Poulsen. «Los propietarios no querían una cocina grande ni abierta al salón», explica Alvisi. Una isla separa la zona de desayunos y comidas rápidas de la de trabajo, que cuenta con un mueble totalmente equipado y revestido de madera de wengué. La encimera y la isla están realizados con bloques de mármol de Carrara.

La cocina, en la planta alta del ático, iluminada con una lámpara de Louis Pulsen. La mesa es de Extendo y las sillas de Ton Chairs
En la cocina, la mesa de la cocina es de Extendo, las sillas son de la tradicional firma checa Ton y la lámpara de otra importante compañía danesa, Louis Poulsen. La isla es de mármol de Carrara y las paredes están pintadas con el modelo Elephant’s Breath, un gris suave de la firma inglesa Farrow & Ball.
Otra vista de la cocina, con lámpra de Louis Pulsen, mesa de Extendo y sillas de Ton Chairs. Al fondo, un mueble rematado en wengué y la isla y la encimera de mármol de Carrara.

Espacios fluidos y luz natural

Para dar mayor fluidez a los espacios, los arquitectos diseñaron, ya desde el hall de entrada, varias puertas de cristal a medida. Son muy llamativas: Con un perfil de madera de wengué y manillas del mismo material, llevan una trama de lino colocada entre dos cristales. Los pomos parecen flotar en el centro. Abiertas, ofrecen una larga perspectiva visual. Cerradas, actúan como suaves espejos. Así, la luz se filtra por toda la casa, mejorando su experiencia sensorial.

Las puertas de la casa, con piezas de lino intercaladas entre cristales y grandes pomos, son muy llamativas. Como telón de fondo las vistas del ático que se asoma al Coliseo de Roma

Las puertas de la casa, hechas a medida, con piezas de lino intercaladas entre cristales y grandes pomos de wengué, al igual que los marcos. Como telón de fondo las vistas de Roma y el Coliseo
En el pasillo el sillón Mogg conduce al estudio de arte de los propietarios. Desde el escritorio con una silla de Maarten Baas hay espectaculares vistas. El jarrón es de Federica Bubani. En la habitación, el banco naranja es de Maarten Baas.
En el pasillo el sillón Mogg conduce al estudio de arte de los propietarios. Desde el escritorio con una silla de Maarten Baas hay espectaculares vistas. El jarrón es de Federica Bubani. En la habitación, el banco naranja es de Maarten Baas.

Diseño y papel pintado

En la planta baja, en el ala opuesta de la casa, en conexión visual con el vestidor, está el estudio-atelier de los artistas. Este se abre a un segundo balcón lateral, que da acceso externo a la planta superior. Los propietarios, pidieron a sus arquitectos que utilizaran papel pintado, una opción bastante atípica en las casas más modernas en Italia. Fue Kirimoto, originaria de Yokohama (Japón), quien tuvo la idea de utilizar un revestimiento floral para las paredes. Así vincula el interior con las flores y los árboles de las terrazas, al igual que las casas japonesas utilizan grabados paisajísticos para crear un vínculo visual con sus patios.

En el estudio, las estanterías son personalizadas, el revestimiento floral de las paredes es de Romo y una repisa de bronce antigua está coronada con esculturas de Giuseppe Palermo. La mesa y las sillas son del diseñador holandés Maarteen Baas.
 

Un auténtico refugio para los artistas, el estudio está protagonizado por una librería de pared diseñada a medida con estructura metálica y chapa de madera de wengué, que enmarca una preciosa chimenea original de bronce. Sobre ella destaca una colorista colección de figuras de Giusppe Palermo.

Una habitación con vistas

Para comunicar la planta superior con la zona más privada, se creó una nueva escalera de madera de wengué, con un pasamanos de cristal. Esta escalera da paso al ala más reservada de la casa. Conduce desde un vestidor con armarios hechos a medida hasta el dormitorio principal, con una chimenea de perfil de mármol. Un pasillo paralelo al balcón lateral con vistas al Coliseo da paso al tocador y al cuarto de baño, donde los tonos rosa empolvado evocan la elegancia de los colores de los años treinta.

Dormitorio principal. Presidido por una chimena de mármol, la cama está vestida con ropa de cama de L’Arcolaio, la mesita de noche es de Ghidini 196. Junto a la chimena, destaca el mueble Artic Rock de JSPR que ostiene un espejo Gubi, el taburete es de Dirk Vander Kooij. El revestimiento floral de las paredes es de Romo.

Los refinados papeles pintados definen los diferentes estados de ánimo de los espacios. Las brillantes pinceladas y los motivos florales envuelven las habitaciones que interactúan con el exterior, delicados motivos de inspiración japonesa decoran la habitación de invitados, mientras que discretos dibujos y suaves colores decoran la planta superior del ático, donde las vistas del Coliseo y de Roma, son las protagonistas. Todos comparten los mismos tonos plateados similares y crean un diálogo vegetal entre las hojas de la cocina y las ramas del dormitorio. Las flores doradas y anaranjadas también sintonizan con los tonos vibrantes de un banco de Maarten Baas y los cobrizos de la mesilla de noche de Ghidini 1961, en el dormitorio. Los tres wallpapers utilizados son de la firma británica Romo. Una empresa familiar con su quinta generación al frente.

Desde el tocador de la habitación principal del ático, se pueden disfrutar de espectaculares vistas del Coliseo de Roma
El tocador de la habitación principal está situado para que la propietaria pueda disfrutar de la vista del Coliseo mientras se maquilla, la silla revestida de cuero es de Pianca.
El cuarto de baño pirncipal del ático en Roma El lavabo a medida es de mármol Rosa Portogallo, los grifos son de Fantini y las lámparas suspendidas de Flos.
Baño principal: El lavabo a medida es de mármol Rosa Portogallo, los grifos son de Fantini y las lámparas suspendidas de Flos.

La segunda petición de la propietaria fue el uso de materiales singulares. Los arquitectos la cumplieron fácilmente recurriendo a las ricas tradiciones artesanales de Italia. Lo mismo que su predilección por el rosa, que trasladaron al cuarto de baño principal. Está dominado por este color y presidido por un lavabo de mármol tallado a mano, tipo fuente, cuya forma orgánica fue moldeada en arcilla por Kirimoto. El tocador, elegido por la propietaria, tiene una sinuosa repisa rosa y está cuidadosamente colocada para que pueda ver el Coliseo mientras se maquilla. En general en los baños, hechos a la medida, destaca la cuidadosa elección de texturas, colores y materiales que ha han guiado todo el diseño. Elementos como los lavabos, los platos de ducha y las bañeras en bloques únicos de mármol han sido dibujados a mano por Junko Kirimoto. Las firmas italianas Antonio Lupi y Fantini, completan el equipamiento

Una casa pensada para recibir

La planta se completa con una zona independiente dedicada a los (afortunados) invitados de los propietarios. Está separada por una puerta de listones de madera de wengé, a tono con el hueco de la escalera. En el interior, un un dormitorio doble de doble altura con otra librería de pared hecha a medida y un cuarto de baño de color azul ciel. Todo está diseñado a medida por el estudio

n la habitación de invitados, sobre la cama, unos cojines de Vox Populi, la mesita de noche es de Maarten Baas y el delicado revestimiento de la pared,  de Hermès Home
En la habitación de invitados, sobre la cama, unos cojines de Vox Populi, la mesita de noche es de Maarten Baas y el delicado revestimiento de la pared, de Hermès Home
En el baño de cortesía, el lavabo de ónix blanco y el espejo están hechos a medida, los grifos son de Fantini y el aplique es de Flos. Atico en Roma con sistas al Coliseo
En el baño de cortesía, el lavabo de ónix blanco y el espejo están hechos a medida, los grifos son de Fantini y el aplique es de Flos.

En definitiva la casa está diseñada con la distribución de un piso tradicional. Eso sí el salón del penthouse, la ambientación a medida, los detalles refinados, y el mobiliario de diseño con un punto ir´ónico o transgresor definen una personalidad más cercana al espíritu de un loft. Sin duda, el estudio Alvisi Kirimoto ha logrado su objetivo al sintonizar la esfera doméstica con la dimensión urbana. El resultado, unas atmósferas románticas, como demandaba el escenario, pero con aportaciones tech y soluciones contemporáneas.

Los arquitectos Junko Kirimoto y Massimo Alvisi, socios y fundadores del estudio Alvisi Kirimoto  autores de la rehabilitación del ático en Roma con vistas al Coliseo
Los arquitectos Junko Kirimoto y Massimo Alvisi, decidieron fundar en 2012 el estudio Alvisi Kirimoto & Partners, tras haber trabajado en colaboración con arquitectos como Renzo Piano, Massimiliano Fuksas y Oscar Niemeyer. Socios y pareja laboral y personal, son los autores de la rehabilitación esatructural y el diseño interior de este romántico ático con espectaculares vistas al Coliseo de Roma

Photos : Serena Eller Vainicher/Mint List

Estudio de Arquitectura: Alvisi Kirimoto (Massimo Alvisi, Junko Kirimoto)

Equipo del proyecto Massimo Alvisi, Junko Kirimoto, Alessio Montanari