Mioko: una óptica vanguardista obra del arquitecto Raúl Almenara

Una cara humana con ojos nariz, boca y orejas. Formas orgánicas y un color: el nude. El arquitecto Raúl Almenara presenta “FAZ” su proyecto de la Óptica Mioko en Madrid. Un espacio singular que invita a pasear por un rostro humano y que fusiona arte, arquitectura y emoción a partes iguales.

Entrar a una cara y recorrerla. Eso es FAZUn paso más a los espacios comerciales preconcebidos y una forma distinta de entender el espacio retail” explica Raúl Almenara. El joven arquitecto, Raúl Almenara, parte de este concepto para crear una experiencia que sumerge al visitante de la óptica Mioko en mundo lleno de arte y sensibilidad. Se trata de un recorrido por un paisaje facial, una cara.  Y todo ello, realizado con materiales artesanales y reciclados en una clara decidida apuesta por la sostenibilidad.

En la óptica Mikoco del arquitecto Raúl ALmenanara, la gran estructura metálica, que acoge los productos en venta, forma la montura de unas gafas.

Las formas orgánicas de la naturaleza fascinan a Raúl Almenara y son uno de sus focos de inspiración. Entre sus obras hay numerosas referencias a la anatomía del cuerpo humano como expresión vinculada al arte. Para el diseño de FAZ para Miokco, esta óptica vanguardista, el arquitecto valoró diferentes opciones. Al final sus musas le llegaron de la revisión de varias obras y etapas de Miró y Dalí. “Mujer y Pájaros al Amanecer” de Joan Miró, y “Meret Oppenheim” de Red Head.

La estructura que acoge los productos en venta, forma la montura de unas gafas.En ella se integran además los espejos.

Mi arquitectura está mas cerca del paisaje que del edificio. Suelo inspirarme en la topografía, las constelaciones, la botánica, o la anatomía. Me gusta relacionarme con la naturaleza, porque es la forma más racional y natural de habitar del ser humano

Raúl Almenara. Arquitecto
El mostrador, que representa la zona donde se hablar tiene forma de boca con unos labios rojos

El proyecto de FAZ refleja todos estos pensamientos e ideas de Raúl Almenara traslados a una óptica. “Una demostración inequívoca de otra forma de expresar arte y arquitectura, disciplinas que reviven lo emocional y que se complementan mutuamente”. Así, encontramos un espacio amplio, diáfano y luminoso, en tonos nude, como la tez de la cara. Su objetivo, invitar a recorrer un paisaje facial. Y no sólo por sus formas, sino también por sus emociones: crear un recorrido sensorial.

En los extremos de la óptica Mioko de Raúl Almenara las formas curvas de las orejas, representan el acto de escuchar

Con FAZ pude desarrollar mi fascinación por la anatomía del rostro, por el retrato en la pintura, por el busto en la escultura, trasladándolo a la arquitectura. Y haciendo habitar al espectador en una constante entre función y emoción”

Raúl Almenara. Arquitecto
La óptica Mioko  de Raúl Almenara esta presidida por las formas curvas y realizada con materiales sostenibles

Nos recibe un mostrador con forma de boca, en color rojo, como los labios, y hace referencia al acto de hablar. En los extremos opuestos, el perímetro lo forman los helixes (bordes) de las orejas, de curvilíneas formas y acabados redondeados. Aquí está el área donde se escucha. La gran estructura metálica, que acoge los productos en venta, forma la montura de unas gafas. Como si de cientos de ojos se tratasen. En ella se integran además los espejos. Y de nuevo se relacionan con la acción de ver, propia de los ojos y las gafas. El pilar central es el eje de todo, y está formado por una nariz, pirámide de espejos.

Desde la parte superior se reflejan las luces que los espejos con forma de lente emiten iluminando el local como si fuesen una lámpara. En la intervención el arte es funcional y se transforma en arquitectura.

Otro detalle de laÓptica Mioko segun el proyecto FAZ de Raúl Almenara

La sostenibilidad es uno de los compromisos de Raúl Almenara con su obra. De ahí que todo el espacio de la Óptica Mioko está revestido de piel sintética creada a partir de plásticos reciclados del mismo color. En cuento a los materiales el suelo es de RCR Decotopping, la piel sintética de Tarkett, y la pintura Valentine.

Sin duda, una obra con las mismas dosis de concepto y razón como de pasión. Y en la que conviven arte y arquitectura, precisión, sostenibilidad y emoción.

Photos: Juan Carlos Vega

Raúl Almenara

Óptica Micoko