The Garden House. Una casa jardín en Chipre

Esta casa envuelta en un jardín, en pleno centro de la capital de Chipre, Nicosia, The Garden House in the City, obra del arquitecto Christos Pavlou, es un claro ejemplo de una tendencia efervescente: devolver la naturaleza a la ciudad

Un 60% de la planta baja está dedicada a jardines. En la alta abundan las terrazasa. Las plantas y paisajes, pensados para el disfrute de abejas y mariposas, con más de 40 tipos flores silvestres, difuminan los límites entre lo doméstico y lo natural. Firma el espectacular paisajismo Salomou Landscaping .

Plano del proyecto de paisajismo creado para los jardines interiores y exteriores que envuelven The Garden House en Nicosia (Chipre)

El proyecto parte de una idea que ya desarrollaron antes grandes arquitectos.  Por ejemplo Le Corbusier, que opinaba que toda superficie ocupada a la naturaleza por la vivienda debía ser devuelta en forma de jardín.  Desde luego, no es un planteamiento novedoso pero sin duda va arraigando con fuerza, especialmente tras la pandemia.

In the Garden House un jardín interiori protagoniza todo el espacio y conecta los distintos volúmentes

Durante el confinamiento se ha redescubierto el valor esencial de nuestras casas, dándonos cuenta de la necesidad de más áreas exteriores, balcones,  patios y terrazas,  argumenta el arquitecto Chipriota,  que acaba de recibir varios importantes reconocimientos por esta obra.

Espacios abiertos y muebles de diseño en The Garden House en CHipre

 “La necesidad de salir libremente a disfrutar de los espacios al aire libre y conectarse con la naturaleza y los vecinos se ha hecho más deseable que nunca durante la pandemia. Pero una vez más el tema del virus ha llegado sólo para enfatizar lo que ya conocíamos y sistemáticamente se ha olvidado e ignorad. Y es el impulso de acelerar el proceso de incorporar la naturaleza a nuestras ciudades de forma creativa”

Christos Pavlou, arquitecto
Todos los volúmenes se abren y cierran a través de puertas correderas de cristal formando un espacio único

La casa, de 182 m2, cuenta con un pequeño patio y espacios exteriores que conectan los volúmenes principales. Esta propuesta tenía como objetivo crear una continuadad con el área verde pública, en concreto un parque situado en el lado más largo del terreno.

Vista de la Lounge Chair de los Eames que edita Vitra en The Garden House de Chipre
Distintos espacios conectados a través de escaleras, puertas correderas de cristal y plantas autóctonas

El edificio está diseñado en dos cubos rectangulares con un patio verde entre ellos. La idea del jardín interior hace que sea difícil darse cuenta de dónde termina el jardín y comienza el interior. Así la  casa, sin ocultarse detrás de vallas y totalmente acristalada por un lado, se mimetiza con el verde del exterior.  Así se convierte en parte del parque, que parece estar incluido en su interior. Los dos están interrelacionados con lugares compartidos, como el camino peatonal, el jardín, el balcón..

Vista de la casa denominada por el arquitecto The Garden House que ha recibido numerosos reconocimientos internacionales

En definitiva, el jardín en el centro es el protagonista de la casa y a su alrededor se organizan y funcionan el resto de los espacios. El verde parece dividir la casa de este a oeste; fluye profundamente hacia el interior, llena el espacio inutilizable debajo de la escalera y se escapa al otro lado de la casa. Todas las áreas interiores tienden a concentrarse en los espacios exteriores. La vivienda se convierte en una zona intermedia, un interior rico y tenso, y agradable para aportar bienestar y comodidad a sus ocupantes.

Unas puertas acristaladas de 24 metros de largo en la planta baja no solo separan los espacios interiores sino que, al abrirse hacen que toda la casa se forme un espacio único conectado por jardines. Cuando el paisaje se convierte en concepto, no hay paredes explica el arquitecto.

En cuanto al mobiliario, poco, de diseño y muy escogido, como las distintas piezas de los Eames, que edita Vitra, todo pensado en el disfrute y la comodidad. Esta filosofía, una vivienda que promueva espacios compartidos y el diálogo social entre sus residentes y devuelva la naturaleza a la ciudad es lo que nos inspiró a crear la “casa jardín”. Un diseño pensado para enfatizar el potencial de los jardines urbanos privados y los microclimas que mejoran las condiciones de vida dentro de las ciudades y frenan el calentamiento global.

Así es el estudio que el arquitecto chipiriota Christos Pavlou  fundó en 2003 en Nicosia. Un pequeño estudio que funciona de forma muy personal y es especialmente sensible al medio ambiente. Por todo ello The garden house in the city  acaba de recibir dos prestigiosos premios de arquitectura americana en Nueva York. El del público y el del jurado”, ambos A+Architizer Award 2020 en la categoría “interiores residenciales”. Igualmente el proyecto The Garden House ha recibido galardones en Italia, Chipre, Alemania. Además, fue nominado para representar  a Chipre en el EU Mies Award 21 que organiza la Fundación Mies Van der Rohe Award 2021) en Barcelona.

Photo: Charis Solomou. Arquitecto. Darch Studio. //V2.com

Más info: Christos Pavlou Architecture