Un personal apartamento Memphis y Mid Century en el corazón de Milán

Diseñado por el estudio madrileño Puntofilipino en un antiguo taller del centro de Milán, el apartamento recupera su esencia arquitectónica y rinde tributo al el estilo del Grupo Memphis y el Pop Art.

El estudio es el autor de la reforma de un antiguo taller de lámparas, ahora que transformado en la nueva casa de una pareja dedicada al mundo del arte. En el apartamento, situada en uno de los barrios más bulliciosos de Milán, el de los Navigli, la interiorista Gema Gutiérrez, directora creativa de PuntoFilipino, ha querido hacer un «reproche cariñoso» a la estética minimalista.

Desde la cocina, vista del comedor. En la paredes destaca una imagen perfecta para este apartamento en Milán. La firma la fotógrafa argentina Romina Ressia.
Desde la cocina, vista del comedor. En la paredes destaca una imagen perfecta para este apartamento en Milán. La firma la fotógrafa argentina Romina Ressia.

Lo primero fue el de recuperar los espacios originales de la planta baja, 85 m2. Los propietarios, italiano y sueca, ambos dedicados al mundo del arte tenían claro que querían para su apartamento en Milán. Mantener la estética de la arquitectura del antiguo taller: molduras, rosetón y carpintería metálica. Luego, vestirla con un interiorismo a base de piezas inspiradas en el Grupo Memphis y el Pop Art. El resultado, según Gema Gutiérrez, fundadora y alma mater del estudio PuntoFilipino, un piso lúdico, un tanto radical, y con un punto ecléctico e irreverente.

Un proyecto atrevido e iconoclasta, en el que nada se puede dar por sentado y en el que abundan las sorpresas. Y es que no solo el estilo Memphis de los 80 y la estética de los 50 conviven en el apartamento de Milán. En cada ambiente se percibe desde el Art Déco de principios del XX hasta el Renacimiento italiano del XVI. Todo un desafío a los cánones estéticos que ha logrado respetar el encanto clásico de la arquitectura original del antiguo atelier del Naviglio.

En la cocina, realizada por la firma florentina Officine Gullo, destaca el frigorífico pintado en un intenso azul
En la cocina, realizada por la firma florentina Officine Gullo, destaca el frigorífico pintado en un intenso azul. Al lado, una imagen de la fotógrafa argentina Romina Ressia, pionera en el uso de anacronismos aplicados a imágenes de marcada influencia renacentista combinados con objetos contemporáneos

El interiorismo está caracterizado por una secuencia ecléctica de colores, que se extiende desde las paredes hasta las carpinterías de metal y cornisas de yeso, las alfombras y cortinas, hasta una selección armónica de muebles. Todo inspirado en los movimientos Art Deco y Pop Art de Memphis Group. Y no solo por sus llamativos colores primarios, los materiales sintéticos como el terrazo y la cerámica y su geometría loca, también por su descaro iconoclasta.

Gema Gutiérrez. Fundadora y Directora Creativa de PuntoFilipino

Los motivos y materiales clásicos se presentan en una interpretación posmoderna, dotando al interior de un carácter un tanto irónico y de múltiples capas. «La paleta cromática declina tonos grises, azules y negros, mientras que el ladrillo rojo brillante emerge como su antagonista en una sucesión de texturas oníricas y optimistas» explica Gema Gutiérrez.

Las paredes: un campo experimental. PuntoFilipino eligió las paredes como principal espacio de experimentación. Concebidas como el lienzo de un artista, se transforman en cuadros. «Gracias al uso de papeles pintados y baldosas de mármol, los estampados bucólicos, las impresiones ópticas y los colores saturados se deslizan sobre la verticalidad de los interiores, contribuyendo a la definición del espacio habitado«, continúa la interiorista.

Detalle de las paredes de la cocina del apartamento en Milán
En la cocina destaca el juego de baldosas de cerámica y terracota. La parte superior va revestida con piezas burdeos, a continuación un friso de terracota ondulado, contrasta con el mismo material marmoleado que recorre todo el apartamento, el modelo Policroma de cerámica, un diseño de Cristina Celestino que edita Florim.

Baldosas de ladrillo de color burdeos en la parte superior, terracota estriada a continuación y por último cer´amica marmoleada, en blanco y azul. Un diseño de Cristina Celestino, que edita Florim, en la parte inferior y la encimera. Es el mismo material que discurre a lo largo del apartamento, una colección de gran formato que evoca el refinado fondo del estuco marmóreo. La carpintería de lamas ancla los servicios, de una forma tan sencilla como espectacular.

La famosa estantería Jack diseñada por Michael Anastassiades y que edita B&B Italia marca el punto de actualidad. Delante mesa y sillas de Da a Italia. La lámpara de suelo es el modelo Bonhomme de Atelier Areti.
La famosa estantería Jack diseñada por Michael Anastassiades y que edita B&B Italia marca el punto de actualidad. Delante mesa y sillas de Da a Italia. La lámpara de suelo es el modelo Bonhomme de Atelier Areti.
Detalle del papel pintado que recrea una escena bucólica,
El gran protagonista del salón y comedor es el papel pintado modelo Bellagio de Glamora

El protagonista de la reforma es, sin duda, el comedor. Aquí el papel pintado Bellagio de Glamora se vuelve casi tridimensional. Un fresco que recrea la naturaleza, un misterioso bosque, se desliza sobre la cornisa, por encima de las molduras y choca con el dibujo marmoleado que enmarca los arcos de las puertas. Son baldosas de la colección Policroma, un diseño de Cristina Celestino en cerámica que edita Florim.

En el centro, una escultural mesa con patas azules y sillas de aluminio de colores, todo de Da A Italia. La escena sólo se ve interrumpida por los grandes muebles Mid Century tapizados que aportan el contraste con sus volúmenes más redondeados y los arcos marmoreados.

VIsta del comedor que comunica con la cocina, el salón y el dormitorio.  una escultural mesa con un fino tablero y patas azules se rodea de sillas de aluminio de colores, todo de Da A Italia
En el salón del apartamento en Milán, muebles modernistas en coral y azul y detrás, estanteria de Michael Anastassiades que edita B&B Italia

Al otro lado de la escena, la zona de estar del salón.  Para generar un contraste con el diseño y la decoración clásicos, el proyecto sustituye las puertas por aberturas en forma de arco. Todo a a tono con la cornisa del techo de estuco y del terrazo tradicional del suelo. Esto arcos comunican los distintos espacios. En cuanto al mobiliario, destacan las piezas de líneas modernistas años 50, un sofá color coral, un sillón azul y la mesa del comedor con sillas azules y negras con asientos amarillos. Las lámparas, a tono, proceden en su mayor parte de Atelier Areti. El punto de actualidad corre a cargo de la estantería, una pieza de Michael Anastassiades, que edita B&B Italia. Y para culminar, el toque, teatral y efectista de unas cortinas de terciopelo de suelo a techo en un intenso azul.

En el dormitorio impacta el juego estético de paredes y suelo

En el dormitorio y el baño, un sorprendente juego est´ético de paredes y suelo consigue un impactante efecto óptico. El conjunto forma parte de la colección Policroma de Cristina Celestino que edita Florim. Por un lado, en la pared la sorprendente textura veteada que evoca los fondos cromáticos del estuco marmóreo. Se combina en el suelo, con la geometría de los óvalos de medio punto. Toda una referencia a la histórica cultura italiana de la edificación. El mobiliario, ligero y más discreto, aporta una dosis de serenidad. La escultórica lámpara tubular TRN de terracota, diseño de Pani Jurek, ilumina el espacio. En el baño, la imponente bañera Camelot, de la firma inglesa Devon&Devon dialoga con los gráficos motivos Art Déco del papel pintado Luxury de Inkiostro blanco.

En el baño, la imponente bañera Camelot, de la firma inglesa Devon&Devon dialoga con los motivos Art Déco de las paredes.
En el baño, la imponente bañera Camelot, de Devon&Devon dialoga con los motivos Art Déco del papel pintado Luxury de Inkiostro Blanco.
En el baño, la imponente bañera Camelot, de Devon&Devon dialoga con los motivos Art Déco de las paredes. En el suelo del apartamento en Milán, el clásico terrazo milanés

Colores, materiales, mobiliario, cortinas y acabados inesperados desafían todos los cánones estéticos. Conjugan el Art Déco y el Pop Art con la irreverencia iconoclasta propia del Grupo Memphis. Y dan un giro extravagente e intencionado al sumarle el modernismo Mid Century, el refinado estilo de los 20 y toques renacentistas. El resultado: un perfecto cóctel de elegancia, belleza y sofisticación.

Fotos: Polina Parcevskya

Más info: Puntofilipino