Una villa en Shanghai asomada al jardín, por el arquitecto Michele Mantovani

Obra del arquitecto milanés establecido en Barcelona, Michele Mantovani, esta villa de Shanghai es un ejemplo perfecto de cómo el feng shui y la fusión del in & out marcan la arquitectura y los interiores. La sublimación absoluta de la relación interior-exterior.

El proyecto se ha realizado para para una familia con un negocio floreciente en la ciudad china de Shanghai. La premisa, sobre la que ha trabajado Michele Mantovani fue fundir en el mismo espacio, negocios y vida familiar, tradiciones y un sentido contemporáneo de la vida en oriente.

Uno se los recorridos del jardín de  la Shanghai Villa de Michele Mantovani

El estudio Michele Mantovani (MMS) se ha expandido en China y Hong Kong donde realiza frecuentes sus proyectos de arquitectura e interiorismo residenciales, y colecciones de muebles para el mercado chino. Mantovani conoce muy bien el mundo oriental y esta villa de Shanghai es uno de sus proyectos recientes más importantes.

Una villa de más de casi 2000 m2 para una familia de negocios que tiene que dar cabida a la vida privada y al bussiness. De ahí la necesidad de articular en la primera planta, como en las casas chinas clásicas, salas y salones de reunión, de estudio, salón de té, despacho… todo enfocado a los negocios familiares.  El interiorismo gira alrededor del estilo que los chinos denominan modern-oriental style. Lo protagonizan marcas italianas como Giorgetti, Varaschin, Flos, Poltrona Frau, Flexform, Rubelli para telas y papeles o Golran para alfombras. La gama de color y la organización de las habitaciones están dirigidas por los parámetros del Feng Shui; añil, piedra y beige, mármoles italianos y chinos, maderas nobles…

La habitación del piano, en total conexión con el jardín
La sala del piano en total conexión con el jardín

Todos los espacios se han pensado con este equilibrio. Se ha elegido cada elemento uno a uno para que todo esté donde debe estar. Desde la bodega a la colección de antigüedades, pasando por vestíbulo, el salón familiar, la sala del piano, el gran jardín de estilo chino, el corazón de la casa, y las habitaciones.  

El comedor de la habitación del piano

La sala del piano es una estancia muy especial. Cuando los propietarios encargaron la reforma de esta villa de Shanghai, le pidieron al arquitecto Mantovani, una habitación especial en contacto con la naturaleza. Esta es la sala del piano. Con techos en madera, pilares y paredes acristaladas, esta habitación se abre al jardín chino con sus árboles, estanques y recorridos muy estudiados.

Vista de la fachada desde el jardín y el estanque lleno de los típicos peces koi
El trazado del jardín de la villa de Shangai se ha realizado siguiendo los principios del Feng Shui

No había clases de arte en el jardín en Bauhaus. Los arquitectos y artistas se formaron a sí mismos y propagaron el diseño holístico y la conexión deliberada del interior y el exterior en la arquitectura. Y exactamente es lo que hecho Mantovani a la hora de proyectar el jardín de la villa de Shanghai. Informarse y buscar la ayuda de un maestro de Feng Shui para su diseño.

plano de la vivienda y el jardín de  la Shanghai Villa de Michele Mantovani

Así el jardín es el centro y el corazón de la vivienda que late al compás de sus formas libres, sus trazados, que forman parte de un flujo continuo de caminos, serpenteos y curvas. Está trazado sobre unos ejes que se corresponden el eje principal de la casa.

Senderos curvilineos y pequeños riachuelos protagonizan el jardín de la villa de Shanghai realizada por Michele Mantovani

Pensamos crear diferentes itinerarios que no fueran rectos para crear diferentes vistas y perspectivas. Al lado de los recorridos añadimos el elemento del agua, un  pequeño riachuelo que sigue todo el recorrido”  

Michele Mantovani. Arquitecto
Las piedras, un elemento fundamental en el jardín y arriba, elevado el salón de té. un clásico en esos jardines
Las piedras, un elemento fundamental en un jardín oriental

Todos los elementos del jardín son lo mas orgánicos posible para crear el atmósfera de un ambiente natural y no arquitectónico y aunque no se aprecia del todo desde las fotos, según cuenta el arquitecto: cada habitación de la casa tiene su vista a un elemento del jardín: un árbol bonsai, el estanque con peces, los senderos curvilíneos…”

Vista del pabellón de té
Vista del pabellón de té
Desde Desde el pabellón de té, vista del jardín y de la casa
Desde el pabellón de té, vista del jardín y de la casa

La habitación del té, ritual típico en oriente, también se incorporó a ese precioso pequeño paraíso que es el jardín. “La diseñamos levantada, creando un montículo para que así pudiera tener una vista privilegiada”. 

Todas las habitaciones viven el jardín y giran sobre su movimiento. Alrededor del agua, encerrada en piscinas y estanques y del pequeño riachuelo. A través de las plantas de cada estación, o de las flores rojas  a tono con los faroles de papel. La elegancia y armonía que desprende el jardín, refleja al 100% la cultura y tradiciones chinas. Una síntesis de  arquitectura en un entorno lleno de fantasía compuesto por Michele Mantovani como si se tratase de una sinfonía, un poema o una pintura. Esta es la clave del diseño del jardín, al que se asoma esta casa en Shanghai. Una declaración de intenciones tan espléndida como delicada y sofisticada y, sin duda, el mejor envoltorio para un hogar muy especial.

Michele Mantovani Studio