La Casa Encendida de Madrid presenta la exposición colectiva “El hecho alegre. Una mecánica popular de los sentidos”

La comisaria de la exposición, Tania Pardo, detiene la mirada en artistas que convierten lo rutinario y sus propias vidas en material de sus obras. Es una reivindicación de la grandeza y la alegría que subyace en lo cotidiano

La muestra cuenta con más de una veintena de piezas de las artistas Pilar Albarracín, Elena Blasco, Sol Calero, Esther Gatón, Daiga Grantina, Camille Henrot, Dorothy Iannone, Engel Leonardo, Jonathan Monk, Niki de Saint Phalle, Mika Rottemberg, Samara Scott y Teresa Solar que  además de establecer distintos discursos intergeneracionales, basan sus producciones en hacer grande lo pequeño, donde “lo personal es político”.

Todas las propuestas están relacionadas con la vida diaria y los ritmos frenéticos de este mundo hiper industrializado y contienen altas dosis de sentido del humor y con una estética de la alegría que habla de lo doméstico, de lo común y de todo aquello que nos rodea.. Entre ellas destacan los diarios autobiográficos de Niki de Saint Phalle y Dorothy Iannone, los colores brillantes de los fascinantes jarrones y escenas de de cerámica de la siempre sorprendente Elena Blasco, la escultura cerámica de grandes dimensiones y formas imprecisas en el trabajo plástico de Teresa Solar, las alusiones directas al cuerpo de Camille Henrot o la instalación compuesta por paños de cocina de Jonathan Monk que representa lo popular, lo común y el paso del tiempo. 

En ocasiones, la muestra hace hincapié en la propia tipología de los objetos, desde los objetos de uso común, como es el caso de los paños de cocina de Jonathan Monk o las pelotas anti stress de Esther Gatón, hasta los que remiten a formas blandas e imprecisas en las que será el material –Mika Rottenberg o Daiga Grantina- el que conforme el relato. Así, de forma colectiva se ponen en valor los gestos más insignificantes y se cuestiona, con sentido del humor, el mundo sobresaturado actual.


La experiencia personal también tiene una marcada presencia en la obra de Jonathan Monk, My Life in the Lives of Others [Mi vida en las vidas de otros] (2014), una instalación compuesta por paños de cocina. Cada paño es una calendario anual, comenzando en 1969 —el año de nacimiento del artista— y finalizando en 2013, fecha en la que Monk da por acabada una pieza que redunda en la idea del paso del tiempo, en la memoria y en el discurrir de su propia vida.

Las dos piezas de Mika Rottenberg presentes en la exposición tituladas Texture 5 y 6 [Textura 5 y 6] (2013) y Texture 6 y 5 [Textura 6 y 5] (2013). Se trata de un total de cuatro láminas de resina de poliuretano realizadas en diferentes colores —amarillo, multicolor, azul y morado— que, apoyadas contra la pared, juegan con las distintas capacidades de lo duro y lo dúctil y el modo en que las capas de pintura han sido aplicadas en
la superficie.

Jardin des Pommes de Daiga Grantina. 2017
Las esculturas de Daiga Grantina, Sleep Low y Plug Ploug, cuyas formas voluptuosas y en apariencia monumentales contrastan con la fragilidad del material utilizado. Se trata de formas orgánicas que parecen flotar en el espacio, de gestos amorfos a medio camino entre las funciones alegóricas de los órganos y el más bello de los objetos

Elena Blasco. Paisaje y figura. Cerámica esmaltada

Elena Blasco proponeuna instalación formada por diferentes elementos de cerámica de colores brillantes y saturados que recrean jarrones, cortinas y flores. Este original paisaje contiene algo de “bonito”, de decorativo, un guiño a lo amable que, tras una aparente sencillez, esconde la verdadera revolución: hablar de lo pequeño, de lo menor.

Camille Henrot remite nuevamente al cuerpo como masa voluble y cambiante, con unas referencias corporales que se replantean en la tipología de los objetos. Realizadas en bronce, sus Sculptures massées [Esculturas de masajes] (2011) aluden al principio del antropomorfismo y reproducen los gestos de diferentes partes del cuerpo masajeado.

El vídeo Tortilla a la española (1999) en el que Pilar Albarracín recrea irónicamente un programa de cocina a través de una performance, gira en torno a la cocina como espacio de experiencia. El vídeo muestra a su autora recortando su ropa y depositándola en un cuenco junto al huevo para batirlos y elaborar este plato tan característicamente español, combinado así la tradición cultural y simbólica de la receta con dos referencias fundamentales para este trabajo.

Instalación Bienvenidos a Nuevo Estilo de la artista venezolana Sol Calero. Se trata de un espacio que reproduce un salón de estética.

El Hecho Alegre. Una mecánica popular de los sentidos

Abierta hasta el 5 de enero de 2020

Más info:

La Casa Encendida: https://www.lacasaencendida.es/