Room 2030: la habitación del futuro se instala en el Centro Niemeyer de Avilés

¿Quieres disfrutar de la experiencia de dormir en una habitación futurista sobre un colchón que rejuvenece durante el sueño?  El módulo acaba de instalarse, tras años de investigación, en  el museo diseñado por el gran arquitecto brasileño.

Se trata de una inteligente fusión entre naturaleza y tecnología. Una habitación que se ha desarrollado en tres años, se construye en siete días y se monta en cuatro horas. Creada por un consorcio de empresas Room 2030 nace como una solución tecnológica integral y permite fabricar habitaciones modulares inteligentes de forma rápida, eficiente y sostenible.

En 2018 El Hotel NH Collection Palacio de Avilés, en Asturias, decide acometer una ampliación de 22 habitaciones, sobre su edificio original del siglo XVII. El estudio de arquitectura Baragaño presenta un proyecto de cuatro plantas, basado en su experiencia en la construcción modular, y les propone junto con el centro de I+D de ArcelorMittal, crear una habitación más: la nº 23, donde testar nuevas tecnologías para después aplicar al hotel.

Dicho y hecho. El estudio realizó el diseño y se ha encargado, de fabricar el espacio modular, la habitación del futuro. La idea de Baragaño: integrar todas las tecnologías y soluciones habitabilidad más avanzadas de la mano de un grupo de empresas innovadoras y líderes en varios sectores. Así: ArcelorMittal, Cosentino, Ecus, Geopannel, Normagrup, Roca, Saint Gobain, el hotel NH Palacio de Ferrera Collecction y el propio estudio de arquitectura Baragaño además de sus suministradores: Aretha y Jansen, han integrado y probado durante tres años sus tecnologías dentro de este laboratorio habitable. El consorcio Room 2030 ya es una realidad.

Room 2030 ofrece una perspectiva que va más allá, según nos explica Sergio Baragaño, director del estudio de arquitectura, de lo que es una habitación de hotel. Es también un lugar de encuentro, un espacio para eventos, un área de trabajo, sin olvidar por supuesto, su función principal: un lugar para el descanso. Es una propuesta que fusiona la armonía del diseño y el hábitat saludable con la tecnología, la digitalización y la conectividad. Los ejemplos, no dejan lugar a dudas de su espíritu revolucionario: una iluminación a tono con el ritmo circadiano del ocupante del cuarto, o un colchón que te rejuvenece mientras duermes. Así se presenta el futuro.

El proyecto en 45 m2 incluye cuatro módulos reconfigurables, la reducción del impacto sobre el terreno final, cubierta y fachada verde, un diseño de mobiliario oculto hasta para seis personas, y sillas hechas con plásticos recuperados del mar, gracias a la colaboración de pescadores del Cantábrico.

En una primera etapa está enfocado hacia el sector hotelero, pero en breve explican que se va a enfocar hacia residencias de estudiantes, de ancianos y hospitales. Su Arquitectura Modular, desarrollada por el estudio de arquitectos permite mayor rapidez, optimización de recursos y un mínimo impacto sobre el emplazamiento final.

De hecho la instalación de este primer módulo en el Centro Niemeyer de Avilés se realizó en tan solo cuatro horas.  El Hotel NH Collecction Palacio Avilés, ofrecerá la experiencia de dormir en un laboratorio habitable, dentro esta obra del arquitecto brasileño, que fusiona Arte, Tecnología y Espacio Público, frente al mar Cantábrico. Esperamos que proyectos así abanderen el comienzo de los nuevos espacios y valores que van a redefinir el interiorismo de la llamada “nueva normalidad”. En cuanto a este primer módulo, en cuanto sea posible, no hay que perdérselo.

Photos: Mariela Apollonio.

Más info: Baragaño