El artista urbano Borondo presenta en Segovia Insurrecta, una macro exposición realizada sobre vallas urbanas

El proyecto Insurrecta, realizado junto al Ayuntamiento de Segovia, AC/E (Acción Cultural Española) y el apoyo de STUDIO STUDIO STUDIO,  ha sido creado por Borondo para conmemorar el 500 aniversario del levantamiento comunero

Gonzalo Borondo, artista urbano de proyección internacional ha firmado murales en ciudades como Kiev, Lisboa, Milán, Barcelona, Honolulú, Nueva Delhi, Copenhague, Atlanta, Roma, Estambul, Madrid o Las Vegas. Con exposiciones individuales en Madrid, París y Londres, gran parte de su carrera se ha desarrollado en Italia. Y ahora, tras diez años fuera de España, ha vuelto a la ciudad donde creció, Segovia y acaba de ser padre. Es un ciudadano del mundo que reivindica la desaparición de límites y barreras.

Una de las vallas intervenidas por Borondo en el proyecto Insurrecta en Segovia

El proyecto de Borondo, Insurrecta, rinde homenaje a los comuneros Padilla, Bravo y Maldonado y explora la idea de revuelta. Igualmente amplía este análisis a los pulsos de poder, contextualizando la idea, según explica el artista, no solo en la historia, sino en otros frentes, la humanidad, la naturaleza, el diálogo de lo urbano en el paisaje natural, la reapropiación de espacios… a través de todas las vallas publicitarias  municipales situadas a lo largo de la ciudad de Segovia. En total 32 vallas repartidas en 17 localizaciones, que convierten el paisaje urbano en un museo al aire libre.

Las vallas de Borondo se integran en el paisaje

Me interesa mucho la idea de hacer que las barreras invisibles que existen entre arte y vida desaparezcan e integrar al espacio de todos la obra artística y no solo a los espacios que están especialmente destinados al arte. Y lo me gusta hacerlo desde un lenguaje figurativo que sea accesible, pero no inmediato. Y, sobre todo, que genere una reflexión y un pensamiento crítico en el espectador”

Gonzalo Borondo. Artista Visual
El artista urbano utiliza distintas técnicas plásticas como el monotipo y la animación

La intencionada dispersión de las obras que componen Insurrecta por la periferia de la capital busca democratizar el arte y posicionar a los ‘no lugares’ –espacios como carreteras y polígonos de de Segovia. Y dicho esto,  iniciamos el recorrido expositivo acompañados por el artista. Se trata de un itinerario señalizado que se ha marcado en un mapa. En él los visitantes van a descubrir también textos históricos en cada una de las obras.

El recorrido de Insurrecta está dividido en cinco capítulos, cronológicos y temáticos, en lo que Borondo utiliza numerosas técnicas plásticas que expanden o condensan el contenido de la obra más allá del soporte, la propia valla. Sin embargo, todas ellas comparten un nexo común: el monotipo (una técnica que utiliza las herramientas del grabado pero con una copia única). “He querido rendir homenaje a la intención divulgativa de las series de ‘Los caprichos’ o ‘Los desastres’ de Goya”.

Las vallas forman parte del paisaje segoviano

En el camino vemos esculturas de hierro, siluetas de alambre de espino y paneles micro perforados que saltan de los marcos. Utiliza la cianotipia en busca del realismo onírico de las primeras fotografías. Descubrimos la animación en forma de fotogramas en una secuencia de vallas continuas. En otras el motivo se escapa del soporte y continúa libre. Y finalmente constatamos como la pintura y la valla se vinculan con el entorno. Borondo ha jugado con las perspectivas y los paisajes segovianos, que ya son parte de su obra. En una de ellas, nos señala el árbol, que pintó desnudo en invierno y ahora luce toda su vegetación. “Y pronto, en unos meses volverá a recuperar el estado en el que yo le pinté, explica, es una obra viva”.

El proyecto se puede visitar hasta el 23 de abril de 2021. Fundamental, que os hagáis con los mapas del recorrido que incluyen un relato de la revuelta por cada una de las intervenciones, y un texto. Además, en el suelo de cada parada esta pintado el número del capítulo y unas cruces templarias rojas, marcan la mejor perspectiva para contemplarla.

Photos: Carlos Gutiérrez y Roberto Conte

Más información: Gonzalo Borondo