Mercado Little Spain en NY

El proyecto de José Andrés y los Adriá con el que están seduciendo a los neoyorkinos con los aromas y sabores españoles

Viajamos hasta  la gran embajada de la gastronomía española en Nueva York: el Mercado Little Spain, un multiespacio con tres restaurantes y 15 quioscos de comida, en la zona más cool de la city, Hudson Yards. Con este proyecto José Andrés y los Adrià  han puesto de moda la cocina y la cultura ‘made in Spain’ a la Gran Manzana, en Nueva York.

Tras dejar atrás el High Line, espacio recuperado sobre las vías del tren, no dejéis de recorrerlo si viajáis a Nueva York, nos encontramos con el último proyecto del asturiano José Andrés, un imponente food hall  denro del nuevo centro comercial de Hudson Yards, situado en el West, en una antigua zona industrial, donde acaba del recorrido de High Line.

Ya se habla de Little Spain, como de un Eataly a la española, pero para ‘Mercado’, como lo lama José Andrés no es un mero ‘food hall’ para comer y comprar gastronomía española, sino la construcción de una plaza contemporánea con restaurantes y puestos de comida, en una superficie de entre 3.200 y 4.000 m2, con capacidad para unos 1.200 clientes y un equipo de 400 empleados.

El diseñador Juli Capella de Capella García Arquitectura firma el diseño interior de Little Spain que combina la mejor gastronomía tipical spanish con un interiorismo alegre y acogedor que se ha inspirado en los mercados y pueblos de España con su entramado de plazas y calles alrededor de la omnipresente calle Mayor, aquí llena de mesas y sillas, como en un pueblo.

El grafismo, muy relevante, es del prestigioso diseñador Oscar Marine, Sergio Mora, que firma el mural que muestra a José Andres y los Adrià y el artista y diseñador Javier Mariscal, también ha participado con un gran mural en Mar, uno de los restaurantes, que como cada uno de los tres, Spanish Diner (dinner a la española) y Leña, tiene su propio enfoque culinario y su propia identidad gráfica, al igual que los quince quioscos divididos por especialidades, tapas, ensaladillas, bravas, tigres, bocatas, cocas, y hasta churros, que les rechiflan a los americanos o postres con el toque de Albert Adrià. Sin por supuesto olvidar a nuestras superstars: el jamón de pata negro o el pescaíto frito.

La deco, igualmente made in Spain, cosa que también es otro gusto que te puedes dar allí. Al menos en mi caso, que me encantó ir encontrando firmas y piezas. Un chandelier de LZF Lamps destaca en la plaza mayor que preside el espacio central, además te encuentras con mobiliario, sillas , mesas y lámparas de las mejores empresas españolas como Bover, B.Lux, Bd Barcelona Design, Kettal, Mobles 114, Santa Cole o Capdell. Para las barras se ha elegido un mosaico compuesto por las Solid Surfaces de Cosentino. Los laminados de todo el local son de Formica. Hay cerámicas de firmas como Vives, Roca o de la firma  especializada en mosaico hidraúlico, Mosaista. En definitiva, todo un placer para los sentidos.

Por una vez, me ha encantado salir de España y comer lo mejor del madeinspain, ¡ah! y además de bueno, a muy buenos precios. Os recomiendo ir con amigos americanos, si aún no lo conocen y ¡disfrutarlo!

Más info:

Mercado Little Spain: https://www.littlespain.com/