Nueva biblioteca de diseño para los monjes benedictinos del monasterio de Camaldoli en La Toscana.

El estudio de arquitectura Menichetti+Caldarelli firman el proyecto de esta moderna biblioteca para el monasterio de la comunidad benedictina de Camaldoli, en los bosques del Casentino (Italia). En un entorno histórico y espiritual han fusionado de forma exquisita la estructura milenaria, la organización digital y la belleza artística. Así es un monasterio del siglo XXI.

La comunidad de monjes benedictinos de Camaldoli fue fundada a principios del siglo XI por San Romualdo, en el corazón de un antiguo bosque. Y en concreto en una de las zonas más densas e impenetrables de los Apeninos centrales, cerca de Arezzo en La Toscana. En este entorno natural único, un complejo que alberga una ermita, antiguo hospital y el monasterio, se acaba de inaugurar La Moderna Biblioteca. El estudio Menichetti+Caldarelli ha utilizado en su interior mobiliario de diseño de Fantin y otras firmas italianas para crear un espacio que conserve los recuerdos y darle a la vez la máxima funcionalidad.

Detalle de la nueva biblioteca del Monasterio de Camaldoli diseño de los arquitectos Menichetti + Caldarelli con mobiliario de Fantin

La comunidad benedictina llevaba años pensando en crear una nueva biblioteca. Sin embargo,  los monjes tenían muchas dudas sobre dónde debía estar y cómo debía organizarse. Lo explica el padre Alessandro Barban, prior general de la comunidad monástica de Camaldoli:  Había que tener en cuenta el espacio disponible en el monasterio y, al mismo tiempo, atender a las necesidades organizativas específicas del mundo contemporáneo.”

Los monjes benedictinos de Camal doli trabajando en la bibiloteca

Al entrar en la “Moderna Biblioteca de Camaldoli“, el visitante olvida el ritmo frenético del exterior y se sumerge en un ámbito existencial profundo donde imperan la escucha y la lectura… Es un lugar en el que el tiempo y el espacio se han unido para crear una atmósfera de estudio e investigación, donde la perspicacia intelectual es un don del espíritu, explican los arquitectos.

La biblioteca se encuentra en el sótano del monasterio y consta de una red de pasillos que serpentean entre largas y estrechas habitaciones. Bajo los antiguos techos abovedados de piedra y ladrillo, y el suelo y las paredes blancas, el protagonismo es para las sencillas y ordenadas filas de estanterías móviles de Fantin. Dos grandes unidades Discovery de 15 y 24 módulos y una unidad Binaria de 14 módulos, cajoneras Opera y estanterías Uno de varios metros de largo. Y los monjes benedictinos, a la vista ésta, han quedado encantados con la organización y el estilo y disfrutan al 100% la nueva biblioteca del monasterio.

Pasillo de la nueva biblioteca de Menichetti+Caldarelli con mobiliario de Fantin

“Los sistemas de almacenamiento de Fantin son bellos en su simplicidad. Dimos mucha importancia a la belleza como cualidad y medio de retratar la contemporaneidad. Necesitábamos muebles de líneas limpias, sencillas y modernas. Y estos de Fantin tienen la tarea crucial de salvaguardar las herramientas que allanan el camino -mediante una especie de milagro- a los pensamientos en un nivel superior y a un desarrollo emocional y cultural más profundo en la humanidad.

Padre Alessandro Barban
Detalles del techo de ladrillo y piedra, las mesas y sillas de Lago y las estanterías móviles de Fantin en la biblioteca de Camaldoli
Detalle de las estanterías móviles de Fantin en la biblioteca de Camaldoli

Además los arquitectos Menichetti+Caldarelli han incorporado a la biblioteca de Camaldoli otros muebles de diseño, mesas y sillas, que proceden de la firma Lago. Y han incorporado un sistema de iluminación de Viabizzuno. Un proyecto de lujo, made in Italy, para un monasterio centenario que acoge entre sus muros los tesoros de la tradición. Siempre en absoluta sintonía con lo último, lo más innovador y más contemporáneo.

El monasterio que tiene web y está en todas las redes sociales, inauguró la “Biblioteca Moderna”con unas interesantes jornadas con el mismo título. Y por si tenéis pensado visitar Florencia y recorrer la Toscana, admiten visitas.

Photos: Francesco Degli Innocenti

Fantin

Camaldoli