El estilo piscinero triunfa en el Bun de Masquespacio en Turin

Tras el éxito de su primer restaurante Bun Milan,  Masquespacio repite con otro burguer Bun más fresco y relajante en Turín. La idea: comerte la hamburguesa como si estuvieses sumergido en la piscina.

La zona rosa con los clásicos arcos se asoma a uno de los tres escaparates del burguer Bun en Turín

Ana Hernández y Christophe Penasse el duo que forma el estudio de diseño Masquespacio no contaban con un elemento histórico singular como en Milán. Pero, eso sí, el local disponía de otros méritos: un escaparate amplio de tres ventanas que además de luz natural, dan una visión directa del espacio desde la calle. Esto fue suficiente para que el dúo se lanzara a la aventura

Este área se ha levantado de manera que los comensales que acudan al Bun de Turín pueden sentarse a distintas alturas

Así que si en el Bun Milán se utilizaron 2 colores, en Turín y aprovechando esos tres ventanales se ha ampliado la carta cromática. El restaurante se ha diseñado en tres colores diferentes que son los protagonistas de cada uno de los escaparates. Todo un despliegue de frescura y color.

Vista del Bun Turín con la zona azul que simula una piscina, al fondo
rosa, verde y azul son los tres colores elegidos par Masquespacio para el restaurante Bun de Turín

 “La idea de jugar con un color por escaparate es crear un efecto visual desde fuera en el que el espectador al caminar enfrente del nuevo Bun se ve entrando de un mundo visual al otro, dejándose llevar por un viaje de diferentes experiencias dentro del mismo espacio.”


Ana Hernández, directora creativa de Masquespacio
El tono verde es un color la icónico en los restaurantes Bun, preside la bara de los pedidos

El color verde ya icónico de Bun es el que preside la barra de los pedidos, mientras que el rosa y el azul te llevan a dos espacios para sentarse que son totalmente diferentes. En el rosa podemos ver cómo además de una mesa para compartir se ha levantado una especie de tribuna que mantiene la idea de los arcos y permite a los comensales  sentarse en diferentes alturas. La zona azul es la que le da el toque lúdico y divertido. Y es que permite disfrutar de las hamburguesas en un espacio que simula ser una piscina enorme. La idea es que te comas tu hamburguesas y te sientas como si estuvieses sumergido. Be water my friend es lema de la zona azul, en el que no falta el detalle de los azulejos y las clásicas escaleras de piscina.

Desde la zona de la piscina vista de las distintas áreas, todo un despliegue de frescura y color en el Bun de Turín diseño de Masquespacio
La idea de Masquespacio es que el comensal se sienta en el Bun de Turín como si estuviese sumergido en la piscina

Por último el local cuenta con ya algunos de los elementos propios de la marca Bun, como el mobiliario y los arcos, la cerámica y terrazo. Nada más acabar el proyecto Masquespacio ya está trabajando en nuevas aperturas en Milán. Y nos anticipan que serán nuevos Bun en espacios singulares. Habrá que ir a probarlos. Mientras tanto, si pasas por Turín, acércate al Bun, cómete una hamburguesa y siéntete como un pez en agua, my friend.

Be water my friend, es el lema de la zona azul que simula una piscina
El azul piscina, los azulejos y las clásicas escaleras ponen las señas de identidad de esta zona

Si os ha gustado y queréis ver otros temas de Masquespacio, aquí tenéis una residencia universitaria en Bilbao

Y un coworking en Valencia

Masquespacio

Fresco, alegre y relajante así es el burguer Bun de Masquespacio en Turín